Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

ARTISTA INVITADO

¿PORQUÉ LAS MODELOS NO SONRÍEN?

Posted by on 20, nov 2013 in Moda, slider, TERAPIA DE GRUPO, Vivencias | 0 comments

¿PORQUÉ LAS MODELOS NO SONRÍEN?

LAS FOTOS QUE NOS ROBAN LA SONRISA

Chicas el otro día, nuestra amiga Irene nos contaba que su hija Carmen, de ocho añitos, se negaba a sonreír en las fotos. Irene, que toda su vida ha ostentado el merecido título a la mejor sonrisa fotográfica de todas nuestras amigas y enemigas juntas, (es incapaz de poner una cara larga aunque haga un día horroroso o le esté matando de dolor un juanete), no se lo explicaba, y nosotras menos, ¿cómo una persona con su misma sangre podía haber salido tan distinta?, pero si esta niña debería llevar la sonrisa en el ADN.

Tras varias intentonas para hacerla cambiar de opinión con artimañas varias del estilo: “saldrás mejor si sonríes, sonríe un poco que parece que estas triste…”, y viendo que la niña persistía en su seriedad, Irene decidió preguntarle directamente, si había alguna razón para que no sonriera ( con la esperanza de que la respuesta no fuera que se sentía tremendamente infeliz, o que lo último que quería era parecerse a su madre) a lo que la niña muy sonriente y satisfecha respondió, “ mamá no tienes ni idea, en las fotos no hay que sonreír, porque las modelos nunca sonríen y salen mucho más guapas”

Está demostrado, las modelos en la mayoría de las fotos salen con cara de habérseles muerto el canario, pero aún así están impresionantes. Aunque la verdad es que ignoramos si una sonrisa les favorecería, porque es casi imposible comprobarlo, ya que no lo hacen ni en la pasarela, ni en la calle, ni en ningún lugar en el que haya una cámara presente, ya sean las dos de la tarde o las tres de la mañana. Las razones para semejante comportamiento incomprensible, (la norma social establecida es que hay que sacar una sonrisa de debajo de las piedras, aunque el cuerpo te pida todo lo contrario), son variadas según el público al que consultemos.

 Si les preguntamos a ellos nos dirán, que es evidente, las modelos no sonríen en las fotos porque pasan mucha hambre, “esas pobres no comen nada, viven con medio sándwich al día y eso no hay Dios que lo lleve con una sonrisa”. Si les preguntas a las abuelas te dirán que “las modelos no sonríen porque están agotadas y medio drogadas con tantos potingues que les dan para aguantar las sesiones de fotografía y luego poder llevárselas a la cama”. Si preguntas a las mujeres de mediana edad, te dirán que “por supuesto que las modelos no sonríen, porque si lo hicieran tendrían más arrugas que un Buldog, después de tantas horas arrugando y desarrugando la cara”, pero si preguntamos a otras más jovenzuelas, sostendrán que es porque tienen mucho frío, o mucho calor dependiendo, “las fotos siempre se hacen con la ropa opuesta al clima, es decir, las de verano en invierno, y las de invierno en verano, bastante tienen las pobres con disimular la tiritona”

Y por fin si preguntamos a los verdaderos profesionales en el tema, es decir a los que las pagan, estos nos dirán que es una estrategia para que la gente se fije en la ropa que llevan puesta y no en su sonrisa, “una buena sonrisa acapara demasiada atención y la idea es vender ropa y complementos, no caras bonitas”, aunque si finalmente les preguntamos a ellas, seguramente nos dirán que hay dos razones, la primera es una cuestión práctica, mantener una sonrisa mucho rato y que quede natural es imposible (aunque no para Irene la autentica experta en el tema), y la segunda, es que cuando se trata de seducir una mirada intensa funciona mejor que una sonrisa y seguramente no tienen energía para las dos cosas.

Sea como fuere, a la pequeña Carmen la han convencido plenamente, si quieres salir guapa tienes que hacer lo mismo que las guapas, y si ellas no sonríen, pues tú tampoco. Aunque nosotras nos hemos propuesto desmontar el sortilegio y demostrar a la niña que una sonrisa no sólo te hace más guapa, sino que además da buenas vibraciones y convierte la foto en un acontecimiento, por no hablar de los efectos tan positivos que tiene para el cuerpo, mejora el aspecto de la piel, da brillo a los ojos, y ayuda a generar serotonina, nada menos. Así que hemos buscado algunas fotos  para que podamos comparar y de paso pillar inspiración de estos súper modeletes…

Via Fashion Gone Rogue y Vogue

VIENTOS DEL NORTE PARA EL OTOÑO

Posted by on 18, nov 2013 in Deco, PLACERES, TENTACIONES, TERAPIA DE GRUPO | 1 comment

VIENTOS DEL NORTE PARA EL OTOÑO

¿Que tienen los nórdicos que no tengamos nosotros?

Chicas está claro, este otoño soplan vientos del norte. Pero si os queda alguna duda, solo tenéis que asomaros a cualquier escaparate de Zara (www.zara.com), o a la edición limitada de los nuevos muebles de Ikea, o siquiera ojear la edición otoñal de cualquier revista, y veréis como los diseños de estilo nórdico arrasan, tanto para la casa, el armario, la oficina, o la cama. De hecho en esta época del año, no hay nada mejor que dormir debajo de un buen nórdico (nos referimos al edredón, mal pensadas¡¡), llevar encima uno de esos nórdicos amorosos que abrigan y sientan de maravilla, (…ahora a un jersey), o dormir la siesta sobre un confortable nórdico, (es evidente que nos referimos el sofá globo de Aarnio o el sillón huevo de Arne Jacobsen).

Quizá sea porque nos hemos quedado heladas con la subida del gas y la luz, o porque los días son cada día más cortos y las tardes más frías, o simplemente que necesitamos descansar de tanto reggaeton veraniego, pero el caso es que estamos como locas con esta nueva influencia otoñal, y no vemos el momento de hacernos con alguno de sus básicos, aunque sea un miserable cojín de peluche, una de esas faldas de lana gris de corte perfecto, o un poco de ese civismo que tanto practican ellos, y que tan bien nos vendría a nosotros, y ya que estamos, no estaría mal hacernos con un buen nórdico de carne y hueso que nos abrigue como Dios manda.

Porque si algo tienen los nórdicos, además de ser guapos y abrigar mucho, es que son  capaces de crear espacios como ellos mismos, luminosos y ordenados, llenos de muebles de diseño pero a la vez útiles, confortables y funcionales, ( o sea que además de estar bien pensados, están bien hechos…en España nos cuesta encontrar las dos cosas a la vez), porque sólo ellos consiguen hacer que lo básico y lo sencillo, sea único y excelente, convirtiendo así cualquier objeto cotidiano en una pieza de culto, o  una simple tarde de otoño en un momento de gloria.

Aunque a nosotros, españoles de alma caliente, lengua larga, y tez morena, los nórdicos nos parezcan más bien fríos, reservados, aburridos y demasiado blancos, la realidad es que en algunas cosas nos dan bastante envidia, y no sólo por la buena pinta y los muebles de diseño, que eso, en parte, ya lo tenemos solucionado gracias a Ikea, (de paso nos han enseñado a montarlos y a aprovechar el espacio), sino sobre todo, porque son ellos y no nosotros, los que gozan de un privilegiado primer puesto en la lista de sociedades de mayor calidad de vida gracias a sus políticos no corruptos, pero también gracias a la aportación de sus ciudadanos.

 La verdad es que si hacemos un poco de autocrítica, y miramos a la España que nos rodea, llegaríamos a la conclusión de que esa “envidia” tan española hacía el sistema económico y social nórdico, se puede circunscribir casi exclusivamente a la parte de los derechos, allí tienen grandes coberturas sociales, seguridad social con amplias prestaciones, largas bajas por maternidad y paternidad, educación pública de calidad y gratuita, pensiones decentes… más que a los deberes que estos derechos suponen para sus ciudadanos.

Para empezar allí todos pagan impuestos (y muy altos), aquí sólo unos cuantos, para seguir allí consideran el espacio público cómo propio, si no tiran un papel en su salón tampoco lo hacen en la calle, aquí en cambio algunos usan la calle como vertedero, allí la atención sanitaria cubre todo, pero la utilizan sólo cuando la necesitan, aquí como es gratis, más de uno aprovecha para rellenar el cajón de las medicinas; allí la igualdad social es un hito, aquí una etiqueta que casi nadie quiere cumplir, allí creen en las nuevas tecnologías, aquí solo creemos en el ladrillo, allí respetan la ley y tienen pocos pleitos, aquí es un deporte nacional.

En fin que aunque sabemos que no todo el monte es orégano, y que seguramente ellos también tendrán lo suyo, de vez en cuando nos vendría bien tomar un poco de nota sobre lo que nos toca, y no sólo porque nuestros políticos sean mil veces más corruptos que los suyos, sino porque además sus ciudadanos también hacen sus deberes, y eso que ellos con su clima infernal no pueden disfrutar de lo público ni la mitad que nosotros.

Por eso, desde aquí os proponemos que por un ratito os dejéis atraer por lo nórdico, que bien combinado con nuestra estética mediterránea podría ser la mezcla perfecta, y si no que lo digan estos 

LA IMAGEN DE LA MUJER EN LOS MEDIOS, ¿CAUSA O CONSECUENCIA?

Posted by on 28, oct 2013 in Publicidad, Publicidad, TERAPIA DE GRUPO, Videos | 2 comments

LA IMAGEN DE LA MUJER EN LOS MEDIOS, ¿CAUSA O CONSECUENCIA?

El efecto RAE, limpia, fija y da esplendor

Chicas la RAE, (Real Academia de la Lengua Española), está de aniversario. La afamada y vetusta institución lleva cuidando y alimentando nuestra nutrida y esplendorosa lengua española, la friolera de 300 años. Durante ese tiempo la Academia, que ha contado con 469 miembros en total (de los cuales sólo 8 han sido mujeres), ha publicado hasta 22 ediciones de su famoso Diccionario de la Lengua Española, incluyendo en él unas 88.000 palabras, casi nada.

Para celebrar tamaño acontecimiento, sus amigos, principales clientes, y consultantes de sus apostillas, e igualmente académicos, aunque de una menos antigua y menos conocida que la RAE, la Academia de la Publicidad (también con escasa representación femenina), han decidido ofrecerles como regalo de aniversario un buen ejemplo de lo que mejor saben hacer: un anuncio publicitario. 

Cómo cabía esperar de tan publicitarios regaladores, y para sorpresa y escarnio de algunos de los seguidores de la RAE , el anuncio en cuestión no se ha centrado en conmemorar las bondades de la institución, ni las de sus ilustres académicos – casi todos ellos figuras relevantes masculinas de la literatura y el arte-; ni se ha ajustado al consabido tono institucional, serio, tradicional y lleno de formalismos que suelen rodear a este tipo de instituciones; sino que muy al contrario, han tratado a la RAE como un cliente más, haciendo un anuncio sobre su producto y los importantes beneficios que esta aporta a los consumidores,…. bueno más bien para las consumidoras femeninas (tan escasamente representadas en cambio en la institución).

Y para hacerlo, no se les ha ocurrido otra cosa que rememorar una conocida fórmula (bueno conocida para los que ya tienen una edad), típica de los anuncios de productos de limpieza de los años ochenta, en los que no faltaba la escena hogareña de mujer en la cocina, y el producto milagro que resuelve sus problemas de inmediato, presentado con un pegadizo eslogan, “EFECTO RAE, limpia, fija y da esplendor”. En esta ocasión, la mujer en cuestión increpa a su hijo – con un pésimo lenguaje- a que recoja un tarro de mermelada que se ha caído, y tras el efecto RAE, repite la operación con un lenguaje impecable.

 Cómo cabía esperar las voces de alarma no se han hecho esperar, y el asunto ha pasado de simpática conmemoración a “trending topic”, (¡¡quién se lo iba a decir a la RAE¡¡), sobre todo tras las acusaciones de las principales asociaciones feministas que han puesto el grito en el cielo, no dudando en calificar el anuncio de sexista y discriminatorio, ya que proyecta una imagen de la mujer como la encargada única de las tareas del hogar, contribuyendo a la desigualdad.

Para nosotras, que seguimos con nuestra terapia de “encontrar el punto positivo de cuanto acontece contra viento y marea” y que no tenemos claro que dos cosas distintas tengan que ser iguales, (quién quiere ser un tío, que hagan la cama es lo suyo, pero de ahí a ser iguales…), el anuncio nos pareció que podía tener su gracia, porque llamaba la atención y rejuvenecía a una institución más bien rancia poniéndola en el mapa de la actualidad.

Además reconocemos que aunque la interpretación feminista de la imagen de la mujer es la más obvia, también podemos hacer otra interpretación más positiva, en la que la mujer se presenta como protagonista de las cosas verdaderamente importantes en la vida, es decir, la armonía en el hogar, el correcto uso del lenguaje, y la educación de los hijos ( mientras ellos pasan horas en el trabajo haciendo dinero y hablando mal).Tres roles que la mujer lleva en la sangre y a los que no quiere, ni debe renunciar, “no queremos igualdad para pasarnos 12 horas en la oficina y ser tan improductivas como ellos, mientras a los niños los educa otro, queremos desarrollar nuestra carrera profesional con responsabilidad, pero con horarios coherentes que nos dejen tiempo para lo importante, (que claramente no son ver el fútbol, ni hacer la pelota al jefe)”.

Pero además creemos que deberíamos aprovechar la ocasión para reflexionar sobre algo importante, si los hombres son tan machistas y fomentan tanto una cultura de reparto desigual de las tareas y el trabajo, pero sin embargo, son las mujeres las que los educan cuando son niños, seguramente tengamos algo que ver en esta desigualdad, y por ahí deberíamos empezar a cambiar.

Así que, desde aquí, reclamamos que somos distintas, pero que tenemos derecho a la igualdad de oportunidades, al reparto equitativo de las tareas del hogar, a tener sitio en la Real Academia, a tener sitio en la Academia de la publicidad, pero también a pasar tiempo en la cocina educando a nuestros vástagos para que sean gente de bien y sepan hacer las tareas del hogar.

¿CUANTO CIANURO HAS TOMADO HOY?

Posted by on 22, oct 2013 in Moda, slider, TERAPIA DE GRUPO, Vivencias | 0 comments

¿CUANTO CIANURO HAS TOMADO HOY?

ANALICEMOS LA FRASE: “Si pones tu energía en los pensamientos negativos crecerán”

El otro día ocurrió un hecho fatídico. Nuestro pequeño Mauro, un chaval sano de ocho años de edad, querido por su familia, correctamente escolarizado, bien alimentado, decentemente vestido, practicante de fútbol y aprendiz de músico percusionista, tuvo un pequeño ataque de rabia ante la perspectiva de tener que meterse (por imperativo maternal) dentro del coche a esperar.

Tras el berrinche inicial de quejas y aspavientos varios, “pero mami porque yo, no quiero, es que no me apetece”, y una vez convencido de que la pataleta no surtiría el efecto esperado, porque no se libraría del mandato sino todo lo contrario, el niño acabó por claudicar, no sin antes sentenciar con toda su energía, “vaya mierda de vida”, (siento no poder reflejar aquí la correcta entonación, creo que llevaba bastantes más eess “vaya mieeerda de vida”)…

La cosa no hubiera pasado de ahí, pues la frase hasta nos había provocado unas carcajadas a las allí presentes, que incluso habían servido para caldear el ambiente, (nos encantan las exageraciones catalíticas sobre todo cuando vienen de un mico de ocho años) , si no fuera porque nuestra amiga Piti, hasta entonces callada observadora de la situación, hubiera decidido romper el silencio para soltar el sabio y oportuno comentario: ”como se nota que los niños son vuestros, hablan igual que vosotras”.

Esas breves e inocentes palabras hicieron saltar las alarmas en nuestra conciencia, pues nos dimos cuenta que sí, Piti tenía razón, el niño no sólo estaba imitando las no muy bonitas palabras que salen por nuestras bocas, sino que además podría estar verbalizando una actitud bastante pesimista de afrontar las circunstancias de la vida, y esto no cuadraba mucho con la percepción que teníamos de nosotras mismas, ni con la que nos parece imprescindible inculcar a los niños.

Así al día siguiente decidimos que durante unos días trataríamos de observar, no sólo nuestros comentarios y gestos varios, sino toda esa artillería reactiva que solemos usar cuando las cosas no son como nos gustaría, y descubrir si efectivamente éramos responsables al menos en parte de que Mauro hubiera reaccionado como si en lugar de tener que meterse en el coche de su madre, le hubiéramos pedido que se subiera  en una patera rumbo al estrecho.

El experimento tenía su miga, no os vayáis a pensar, eso de observarse a uno mismo, y valorar las actitudes personales, incluyendo  esos inocentes comentarios que uno cree que expresa por lo bajinis, pero que sin embargo casi siempre dice en voz alta “m me he equivocado,  estoy hecha una m…., vaya sitio de m….., no puedo con tanta m…, me importa una m…, requiere de un ejercicio de autocrítica importante, no tanto por las palabras mal sonantes, sino sobre todo porque éstas importan mucho más de lo que nos parece, ¿y si al decirlo tanto se hicieran realidad?.

Por supuesto no vamos a contaros aquí con pelos y señales los resultados del experimento, sería demasiada exposición, pero si os diremos que gracias a ello nos hemos dado cuenta de varias cosas, algunas  positivas, pero otras no tanto. Entre las primeras sobre todo resaltar que descubrimos muy gratamente que ninguna de las dos pertenecemos a los selectos grupos de personas tóxicas; ni somos de esas que han nacido para amargar la vida a los demás, quejándose de todo y de todos, y buscando siempre a alguien a quién culpar, ni de esas otras que se pasan la vida sembrando el miedo y la catástrofe allí por donde van,” te vas a caer, no vas a poder, no vamos a llegar, esto no va a salir bien”, como diría Emilio Duró ¿os imagináis ir con una de estas en un viaje a la luna?…… con ellas sólo hay una salida, la huida.

Entre las cosas no tan positivas pero subsanables, tenemos que confesar que enseguida nos dimos cuenta de que efectivamente la frase era nuestra, que la decimos a menudo junto con otras muchas igual de derrotistas, (algunas veces en tono de humor, pero otras en forma de exagerado lamento al estilo Mauro) porque es verdad que a veces cuando las cosas se tuercen, nuestra reacción y nuestras palabras sólo sirven para echar más leña al fuego e incrementar la negatividad, y la negatividad si la alimentas, crece.

Pero lo peor de todo es que ya lo sabíamos, que sabíamos que cada vez que lo hacemos, cada vez que nos cabreamos con el mundo, o con los demás, que cada vez que usamos nuestra energía para maldecir, es como si nos tomáramos un chupito de cianuro, que sólo nos hace daño a nosotros mismos…. Y algunos días, algunos se toman la botella entera.

Nosotras ya hemos iniciado el proceso de desintoxicación y de paso, para animarnos un poquito, nos hemos dado un chapuzón en la moda de otoño que ya irremediablemente, tenemos que asumir que ha llegado para quedarse. ¿Os animáis?

 

Via Fashion Gone Rogue

LOS TRES GRANDES CONSEJOS DE UN TUROLENSE

Posted by on 30, sep 2013 in Consejos prácticos, TERAPIA DE GRUPO, Vivencias | 0 comments

LOS TRES GRANDES CONSEJOS DE UN TUROLENSE

COMO TRIUNFAR EN LA RED

“El principal enemigo no es la competencia somos nosotros mismos”, Ricardo LLop ex agricultor y empresario digital.

Chicas hace unos meses estuvimos en el “Inspirational Day” de Womenalia. Un eventazo lleno de gente interesante, magnífica organización, e inspiración a gogó, sobre todo para aquellos que llevábamos la mente abierta y el radar encendido. Allí tuvimos la oportunidad de escuchar de primera mano un montón de brillantes trayectorias personales y profesionales dignas de la más insana de las envidias. Entre ellas, y pese a que se trataba de un evento fundamentalmente de mujeres, la historia que más nos impactó fue la de uno de los pocos hombres presentes en el acto: Ricardo LLop, el empresario digital de moda, que ha conseguido poner a su pequeño pueblo turolense en el mapa empresarial.

Ricardo LLop es un ex labrador de Casteldeferas (Teruel) que hace unos años aparcó el tractor, y se lanzó a pelo, sin chaleco, barca, ni manguitos a la aventura de la venta online, tras haber descubierto por casualidad la existencia de internet en un cursillo organizado por la asociación de ganaderos de su localidad, “el curso era para aprender a enviar emails, me costó una semana aprender a mandar el primero, pero de paso pude descubrir que cualquier cosa que quieras, lo que sea, alguien la está vendiendo en internet. Así me decidí: si todo Dios tiene una página web, nosotros también, y le dije al del curso ¿tú puedes hacernos una de esas?, pues claro que si, dijo él, ¿pero de qué?”.

Así nos contó sus inicios y cómo detrás de él fueron otros tantos de su pueblo, porque cómo el mismo asegura, el mundo entero está a un solo clic de Teruel, “Mi hermano tiene una armería, y allí en la estantería de catálogos de productos encontré uno de cuchillos que me llamó la atención. Pues la hacemos de cuchillos y ya está, este fue nuestro primer estudio de mercado… Ahora unos años después venden cuchillos, espadas y todo tipo de réplicas de las armas de la historia, la literatura y el cine, desde el Cid hasta Torrente, en más de 100 países, desde Londres a Azerbaiyán, “en internet está igual de lejos Zaragoza que Melbourne”, www.aceros-de-hispania.com.

Al escuchar la historia de este agricultor reconvertido en empresario digital sin oposiciones, ni master, ni entrenador personal, que además se atrevía a contarla en el Circo Price de Madrid ante un montón de mujeres sofisticadas de altos taconazos, sin que se le moviera un pelo, sin imitar a nadie, ni disimular apenas su arraigado acento maño, como si se lo estuviera contando a sus amigos en el bar del pueblo, nos dimos cuenta de que teníamos muchas cosas que aprender.

La primera de ellas y más evidente, es que para ser un emprendedor de éxito en Internet no es imprescindible ser un erudito, ni gastarse una pasta en un master, ni llevar un traje de Armani, ni siquiera hablar inglés, pero es indispensable tener una actitud positiva frente al riesgo, un poco de intuición, y trabajar duro; la segunda es que Teruel no sólo existe, sino que desde allí se puede conquistar el mundo sin necesidad de moverse, ni viajar, ni hablar idiomas, “ yo hablo aragonés, español, y por teléfono”, y la tercera, es que pocos triunfan a la primera, pero si aprendes a levantarte y perseverar, puedes conseguirlo.

bloglovin