Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

FLOWER POWER

Posted on 17, may 2013 | 0 comments

NECESITAMOS UN CAMBIO

Chicas es normal que andéis inquietas, revueltas y desazonadas, porque es primavera y todos necesitamos un cambio. Nosotras necesitamos un cambio, nuestra casa necesita un cambio, nuestro cuerpo necesita un cambio, y si os empeñáis, hasta nuestra alma, necesita un cambio. No hace falta que sea un cambio radical, tirar la casa por la ventana, o poner una bomba a nuestra vida. Vale con un simple guiño renovador, abrir la ventana para que entre un poco el fresco, barrer las telarañas del invierno, cambiar la gama cromática, y acabar de una vez, con los veinte tupper de lentejas que aún quedan en el congelador.

Y es que estamos hasta el moño de pagar un facturón de calefacción, forrar la casa con mantas peluchin, ponernos maquillaje como para decorar una tarta, y llevar unas medias tupidas de alto gramaje que pican un montón. Vamos por la calle, y se nos van los ojos tras los estampados, las terrazas, y los cuerpazos de aquellos que tomaron la delantera, y ya lucen palmito y sonrrosón. Así que, aunque sabemos que hasta el cuarenta de mayo, no hay que quitarse el sayo, que en San Isidro siempre llueve, y que la cosa no está para destape y despilfarro, no podemos evitar que nos pique la necesidad de florecer, aunque sólo sea, dejando la celulitis al viento, o poniendo un cojín fluorescente en el salón.

Cuando éramos pequeñas la primavera se anunciaba con la limpieza de las cortinas, la desaparición de las alfombras, y por supuesto, la súbita aparición de los vestidos. En invierno nunca llevábamos vestidos, estaban circunscritos al verano, igual que las flores, los helados, el gazpacho, y las sandalias, así que en cuanto llegaba el buen tiempo, preguntábamos, ¿toca ya ponerse vestido?. Ahora la frontera no es tan evidente, la gente lleva sandalias en invierno, come helados en diciembre, y decora con amarillo chichón en febrero, pero eso no quita que el síncope primaveral, esa llamada casi animal a la renovación, siga siendo la misma. Los días son más largos, el tiempo se va templando, las flores empiezan a salir, el cuerpo pide su ración de sol, la casa su toque de color, y la tarde, su terraza, gintonic y minifalda. 

Aunque antes sea imperativo necesario, como en todo proceso renovador, que tengamos que pasar por un par de momentos traumáticos, que sólo una vez superados, nos permitirán empezar a disfrutar de verdad de los placeres de la nueva estación: el cambio de la ropa de invierno por la de verano (¿ah,  pero tenéis ropa distinta para invierno que para verano? yo siempre tengo la misma… dirán ellos), quitarnos las medias y ver lo que hay debajo, (el blanco es un color precioso que pega con todo…), y tratar de que la casa se vista de primavera sin gastarnos un pastizal ( lo de la casa si que no lo entiendo, ¿es imprescindible hacer algún cambio? dirán ellos otra vez).

El tema de la ropa es un trauma que hay que pasar rapidito, nada te vale, nada te gusta, no te acordabas de que tuvieras eso, y no quieres tirar nada, no vaya a ser que algún día vuelvas a la 38, además si la sacas pronto pasarás frío y si la sacas tarde pasarás calor….., lo del cuerpo, es cuestión de quitarse unos cuántos complejos, vale, estás muy blanca, no estás en tu peso ideal, y el biquini te queda bastante peor que el año pasado, pero y qué, ya va siendo hora de que aceptemos que la vida sigue su curso, y que más nos vale seguirlo nosotros también con ella, o tendremos una vida igual de corta pero mucho más frustrante. Lo de la casa, está claro, es una pura cuestión de expresividad, reciclaje y imaginación, y por supuesto de arrasar en el Tiger (el chino suizo dónde se encuentran miles de cosas increíbles), aunque si te queda algo de dinero, no está de mas hacerte con algún cojín de Zara Home, o conseguir alguna pieza vintage para dar ese toque de eternidad que tanto nos gusta.

Así que hoy mismo nos vamos a poner a hacer cambios, aunque el tiempo no sepa si quiere carne o pescado, y unos días amanece invierno y otros verano, aunque al miramos bien, encontremos mil excusas para seguir escondidas tras el abrigo, arrugas, venas, celulitis, aunque pensemos que nuestro salón no tiene solución porque haría falta un milagro para que tuviera aspecto de frescura primaveral, aunque ellos no entiendan nada y piensen que nos hemos vuelto locas. Somos flores imperfectas pero únicas e intransferibles, y queremos florecer porque es primavera, ya lo dice el Corte Ingles.

Read More

NADA ES PARA TODA LA VIDA…

Posted on 8, abr 2013 | 0 comments

SALVO ESE TATUAJE EN LA INGLE CON EL NOMBRE DE TU NOVIO 

Chicas, ayer estuvimos hablando de los cambios que se han producido en nuestra sociedad en un simple y diminuto salto generacional, de la época de nuestras madres a la nuestra, y hemos concluido que somos unas sortudas. Nuestros padres tuvieron que cargar con ese San Benito tan arraigado en su época, de que en la vida había al menos cinco cosas, que una vez conseguidas, eran para siempre: la casa, el marido, el trabajo, los muebles, y el abrigo. Así que más les valía no equivocarse con ninguna de ellas, porque entonces habrían firmado su sentencia de vida, que no de muerte, y probablemente les tocaría pasar toda la existencia llevando el mismo abrigo, soportando al mismo jefe, y durmiendo con su enemigo en la misma cama, en la que seguramente habría muerto su abuelo algunos años antes.

Esta creencia era, hasta hace muy poco, una verdad irrefutable, que no admitía cuestión. Así que la gente iba recorriendo su camino por la vida intentando acertar al máximo su único tiro de gracia, y para ello, lo más recomendable era dejar que los demás decidieran por uno, ocultando sus verdaderas pasiones, que por otro lado, y con un poco de suerte, ni siquiera habrían llegado a descubrir cuando por imperativo social les hubiera tocado tomar tan trascendentales decisiones….. “Habla ahora o calla para siempre….”

Así que con toda probabilidad, más de una, acabó casándose con su primer novio, para convertirse después en hacendosa amita de una linda casita, comprada lo más cerca posible de la de sus papitos, con el dinero de algún banquito bueno, y que por supuesto, estaba bien pertrechadita con unos muebles de los de “para toda la vida”, elegidos diligentemente entre el sabio vendedor de la tienda de turno, y la super experta de su suegrita….

A nosotras, que en parte nos tocó heredar estas firmes convicciones sociales, y que, gracias a ellas, nuestra generación consiguió colapsar durante varios años las carreras de derecho y empresariales, y repoblar el pequeño pueblo ahora grande, de Boadilla del Monte; con el paso de los años, y no sin esfuerzo, nos ha tocado reconocer, que esta forma tan encorsetada de entender la vida, ya no nos servía para los alborotados tiempos que nos habían tocado, y que para bien o para mal, ninguna de esas cosas “para toda la vida” duraba tanto, a menos que fuéramos de esos pocos que aciertan todo a la primera, no cambian de opinión nunca, y sobreviven a todos los ERES de su empresa. “Dicen que no hay nada peor que te vaya bien algo que no te gusta”.

Sin duda la mayor parte de la culpa de este cambio de tendencia la han tenido a iguales proporciones, la liberación femenina, IKEA, Google y la crisis. La primera nos sacó de casa y nos mostró que había un mundo en el que teníamos mucho que aportar sin necesidad de llevar la mopa en la mano, la segunda nos enseñó que podíamos redecorar nuestra vida tantas veces como quisiéramos, y que los muebles para toda la vida eran poquitos y los elegías tú, y la tercera (porque Google tiene que ser mujer, de otro modo no sabría tantas cosas), nos ayudó a ver el mundo por nosotras mismas, y a conectar con el universo a la hora que quisiéramos y sin salir de casa. La última, tan denostada ella, dio al traste con lo del “trabajo para toda la vida”, y nos empujó a dejar de mirar un poco menos la cuenta corriente, y un poco más nuestra propia singularidad, y si fuera posible, hasta vivir de ella. Lo del amor simplemente se hizo evidente, el amor verdadero aparece un día cualquiera en un vagón del metro, y unas veces dura para siempre, pero otras, se baja en la siguiente estación sin que nos demos cuenta.

Ahora, que estamos empezando a convivir en armonía con la incertidumbre, la diversidad y el cambio permanente, y que de una vez por todas, los anuncios de la tele, nos presentan héroes de verdad que triunfan sólo después de muchos fracasos, y amas de casa, que llevan las riendas de su vida pero también de sus sueños, hemos comprendido por fin, que el secreto de la felicidad, es encontrarnos a nosotros mismos, aunque esto, a cada uno nos lleve nuestro tiempo, y a más de uno nos suponga más de un tropezón.

Recuerdo que nuestra madre tenía esos muebles de los de “para toda la vida”, pero como la vida no hacía más que cambiar, ella hacía lo mismo, los cambiaba de sitio constantemente, cuando llegó IKEA fue la primera en redecorarse, salvando sólo aquello que merecía seguir en nuestras vidas. Ahora nosotras nos volvemos locas con lo Vintage y ella no lo entiende, pero mamá es que hay cosas que sí son para toda la vida……poquitas…

Via Nuevo Estilo, Etxecodeco, AD, Pinterest

Read More

DE FERIA POR BILBAO

Posted on 22, mar 2013 | 0 comments

BILBAO MOLAAA!!!

Chicas, en nuestra búsqueda incesante de tesoros decó (que pronto os ofreceremos en esta web), el otro día reculamos en la feria de antigüedades de Bilbao. Allí además de encontrar unos cuántos objetos de culto y conocer algunos personajes interesantes, de paso tuvimos la oportunidad de descubrir que no sólo de lluvia y pinchos viven los bilbaínos, sino que además han conseguido convertir su ciudad en un referente de urbanismo, buena arquitectura, y arte de vanguardia, que por fin les ha situado entre las ciudades españolas más sugerentes.

Bilbao acoge al visitante con una sonrisa y pone a sus pies todo un alarde de convivencia entre pasado, presente y futuro. La ciudad por fin fluye con su ría, conectando a cada instante sus dos orillas sin perder nunca de vista las suntuosas montañas verdes que la rodean por todas partes (ni algunos monumentos de carne y hueso que también habitan por allí). Se puede ir sólo a pasear, a mirar, cruzar de un lado a otro, topándote a cada paso con edificios de la más antigua solera, junto a muestras de la mejor arquitectura de los últimos años, cohabitando en armonía. De vez en cuando, puedes hacer una paradita para probar sus sabrosos pintxos, que del mismo modo que la ciudad también han mutado, reinventándose sin complejos entre lo nuevo y lo tradicional, pillando lo mejor de ambos (en el casco viejo alrededor de la Calle Santa María, en la zona Ercilla alrededor de la calle Licenciado Poza). Si quieres marcha el barrio de referencia es la zona de Jardines de Salvia ( Antoki y Azquena, allí encontrarás de todo).

Y si te quedan ganas, que esperemos que así sea, te puedes dedicar a explorar sus interiores y no perderte ninguna de sus exposiciones. “El arte de la guerra” en el Guggenheim, es un obligado de la temporada de arte, pero también te recomendamos cualquiera de las muestras temporales del Museo de Bellas Artes, situado en la plaza del parque de Doña Casilda, un entorno espectacular y cuidado que por sí solo merece la visita. Para terminar de peinar la ciudad no te podrás sustraer a sus tiendas. Para las deco-adictas os recomendamos visitar, Matiko situada en la avenida de las universidades enfrente del Guggenhaim, y para las más vintage, Tokio Story ( en la Calle Arbonlantxa 6, ojo antes de ir consultar horarios de apertura).

Bilbao con su sabia mezcla de pasado, presente y futuro nos ha cautivado, igual que nos cautivan todos esos interiores que del mismo modo, combinan a la perfección lo mejor de cada época, no haciendo ascos a nada, y admitiendo que en esa convivencia está la esencia de la creatividad, atreveros a jugar, y recordad Bilbao molaaaaaa!!!

 
 

Via Nuevo Estilo, Elle Decor España
Read More

MI GRAN BODA VINTAGE

Posted on 15, mar 2013 | 0 comments

¿Por fin están cambiando las bodas?

Chicas está claro, los tiempos de las bodas hoteleras con cóctel de canapé, menú de cuatro platos, y baile con Paquito el chocolatero están a punto de espirar. Esperemos que se lleven también unas cuantas rémoras del pasado más casposo de las bodas a la española, como el pastizal que suponen para contrayentes e invitados, los disfraces de 700 euros que se planta la gente, y sobre todo, la parafernalia que comportan de eventos varios dentro del propio evento ( sesión de saludos, sesión de posado para fotos, sesión de discursos vacíos, persecución de los posibles siguientes contrayentes??), haciendo olvidar a la audiencia el motivo principal de la congregación, o sea la declaración de amor de la pareja. Como en el resto de ámbitos de la vida, cuando suenan campanas de boda, plegamos a la creencia social impuesta, nos descargamos de la red el manual de bodas perfectas, montamos un sarao pretencioso, que poco o nada tiene que ver con nosotros, y lo llenamos de gente a la que casi no conocemos. Si algún avezado decide montar algo distinto, mas a su gusto y convicciones, la tropa le pone a caer de un burro alegando que no ha cumplido con su parte del trato, el famoso ojo por ojo, si yo….entonces tú…. Pese a todo, las modas cambian y de vez en cuando nos traen aires nuevos, (o viejos, porque a veces no es el futuro, sino el pasado el que trae las respuestas), que nos resultan más coherentes y cuadran más con nuestro estilo. Con esto no estamos alentando la dilapidación de todos los ritos, ni siquiera unos pocos, pero sí que la gente haga las cosas a su manera, como le pida el cuerpo, y que lo comparta de la misma forma, ¿por qué no me puedo casar haciendo una merienda en el campo, o con una fiesta de globos tipo cumpleaños?. Aquí tenéis una boda personal, en un sitio sencillo y con encanto, ¿os imagináis cómo irá vestida la novia?. En fin que como dicen por ahí en algún Twitter  ” Odio las bodas, los ancianos siempre me dicen eso de, tú serás el siguiente. Empezaré a decirles lo mismo en los funerales, para que sepan qué se siente”….

 

 

Read More

PEQUEÑOS MILAGROS CASEROS

Posted on 6, mar 2013 | 2 comments

ENCIENDE TU LUZ

Chicas, hoy por fin he encendido mi vela favorita. Llevaba tiempo, mucho tiempo, esperando el momento adecuado para hacerlo. Ese momento extraordinario, tal vez una celebración, o un encuentro con alguien especial, quizá un evento entre amigos, o una cena romántica llena de pasión y sexo. Pero el tiempo pasaba y ese día tan “especial” no acababa de llegar. Así que hoy lo he decidido, me he dicho a mí misma “It´s now o never”, como en la canción. Entonces la he tomado entre mis manos y sin muchas ceremonias se lo he dicho, “chica ha llegado tu momento, sé que esperabas algo más festivo, siquiera más ambientado, incluso con algo más de público, o por lo menos, con algo menos de ropa… pero al final te vas a tener que conformar con este momento cualquiera entre las dos, sin más, un día cualquiera, bueno un día de lluvia cualquiera, a una hora cualquiera, sin eventos, ni filigranas festivas”. Uno de esos días que no sobresalen por nada, sólo yo en pijama y con una bufanda, porque creo que estoy encubando un gripazo.

Ella se ha puesto la mar de contenta. La verdad es que empezaba a tener polvo y había perdido prestancia, estaba como cansada y sucia, ya no era la misma que cuando la compré, si tuviera fecha de caducidad habría caducado. Enseguida me ha mostrado su agradecimiento luciendo una flamante llama, sin duda para celebrar su recobrada utilidad tras tantos meses de letargo y aburrimiento. La experiencia me ha parecido tan positiva que me he animado a seguir buscando nuevas víctimas por la casa. Montones de cosas adquiridas para esos “momentos especiales” que nunca llegan, o que tardan en llegar. Unas copas amarillas para Vermut, una lata de anchoas del cantábrico, una botella de champán con caja de diseño, un camisón de puntillas que no esconde casi nada, una tableta de chocolate suizo….

Menos el camisón, que no iba con mi estado físico, lo he abierto todo, hasta el champán, un día es un día. Después me he tumbado en el sofá, con una copa en la mano, la tableta de chocolate suizo y la bufanda, y he decidido que tenía dos opciones, sentirme patética al estilo Brigette Jones y beberme la botella pensando en que mi vida es un coñazo exento de personas y momentos especiales, o disfrutar de mi mini improvisada celebración, y aprovechar para dar la gracias por todo lo que tengo. Está claro que la vida se puede vivir de dos maneras, una, esperando un milagro, y otra, como si ya fuera un milagro en si misma. Puedes sentirte en casa como si cada día fuera un acontecimiento, encendiendo tu vela favorita y tomándote una copita de champán para celebrarlo, o esperar que llegue el gran momento para sacarlos y rezar para que cuando este llegue no estén caducados. La vida es lo que pasa mientras esperamos los grandes momentos…aquí te dejamos unos cuantos espacios de inspiración para vivir la vida intensamente también de puertas para adentro.

 
 

 Via AD, Nuevo Estilo, Pinterest, Mes Caprices Belgas

Read More

LOS 60 SE HACEN HOTEL

Posted on 21, feb 2013 | 2 comments

CHIC AND BASIC, EL NUEVO CONCEPTO HOTELERO QUE ARRASA
Barcelona siempre tiene algo nuevo que ofrecernos. Son los magos del diseño simple, elegante y asequible. Esta idea la han plasmado perfectamente en los hoteles Chic and Basic ( Barcelona, Madrid, Amsterdam), unos espacios creativos y sensoriales para dormir, comer y sentir, de los que no querrás salir porque además celebran los eventos más sugerentes de la ciudad. El último en llegar ha sido el nuevo Chic and Basic Ramblas, un hotel de cuidado diseño que nos invita a viajar al universo de los años 60 y 70, esa época dorada en la que España despertaba al mundo del turismo, la publicidad, la moda y el cine. En sus diferentes espacios se reúnen con encanto, gracia y bastante criterio sus principales iconos, sabores y olores (muebles, maletas, anuncios, y hasta un coche), pero no en plan plató de la serie Cuentamé como podríamos imaginar, sino que integran la esencia sesentera en un interiorismo moderno, funcional y de cuidada iluminación. Nada más entrar en el lobby dan ganas de ponerte unas plataformas, una bonita minifalda y bailar una canción de Los Brincos, porque allí mismo está “el 600 de la pepi” el bar, cafetería, restaurante, en el que prometen atenderte a cualquier hora y servirte un buen Muffin o un gintonic, según lo que te pida el cuerpo. Por si fuera poco la Pepi tiene terraza, y desde allí mismo puedes alquilar bicicletas para recorrer la ciudad. Si no te convence este, consulta su página, seguro que hay uno para tí.  http://www.chicandbasic.com

 
 
[/imagetab]

Read More
Página 2 de 2812345...1020...Última »

bloglovin