Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

SACA TU MENTE A PASEAR POR EUROPA

Posted on 31, ago 2014 | 1 comment

DESCUBRIENDO AMSTERDAM Y SUS “MONUMENTOS”

Chicas, nosotras lo tenemos claro, un par de veces al año hay que escapar, y no nos referimos a las consabidas vacaciones familiares con niños, palas y colchonetas; ni a esas escapadas formato luna de miel en las que las parejas se dedican durante una semana entera a ir de la tumbona a la cama con parada y posta en la barra del bar frente a un mar azul turquesa y pulserita multidiversión (que para eso hay que tener pareja, amor y carecer de cartucheras y manchas en la piel). Nos referimos más bien a esas escapadas urbanitas que tanto nos ayudan a abrir la mente porque sólo entonces podemos comportarnos y vestir como verdaderas adolescentes y deambular por la ciudad sin rumbo fijo y sin importarnos lo que pueda pasar, eso sí, sin olvidar nuestro lado más madurito a la hora de seleccionar los mejores lugares, garitos y monumentos.
Para ello es imprescindible escoger una ciudad bonita, paseable y que ofrezca un extenso rango de posibilidades de descubrimiento entre sus calles: museos, galerías, tiendas, bares, etc. que además tenga un buen mercadillo en el que rastrear tesoros vintage, y que por supuesto, ofrezca una buena variedad de monumentos artísticos (incluyendo los de carne y hueso) con los que deleitar la vista y de paso estudiar las particularidades y costumbres del equipo local (que el visitante ya lo tenemos muy visto). Si la ciudad tiene río, mucho mejor, porque así podremos entretenernos también con las “monumentos” flotantes mientras recorremos sus orillas en busca de esos grotescos e innecesarios souvenirs que llevar de regalo de vuelta a casa (el imán para tu suegra, la postal de tu madre y el dedal para el freky de Jesús)
Para este tipo de escapadas la compañía es básica, aunque no importa si vas con pareja, familia o amigos, es imprescindible que estos sean de espíritu curioso, no les importe perderse de vez en cuando, y sobre todo, no se asusten cuando tengamos que inmortalizar a toda prisa en nuestras cámaras algún monumento de carne y hueso que pase por nuestro lado luciendo palmito a bordo de su bicicleta (estos souvenirs sí que no tienen precio). El alojamiento por descontado debe ser céntrico y bien comunicado, nada de alrededores (a no ser que en la zona se concentren algunos de sus “monumentos”), y preferiblemente en forma de apartamento (lo más cool posible para poder enseñar las fotos a tus amigas).
Amsterdam puede ser una estupenda posibilidad, es una ciudad bonita, divertida, creativa y  llenita de “monumentos”. Recorrer sus impresionantes canales andando o en bicicleta puede traeros todo tipo de gratas sorpresas, (allí si podemos convertirnos en quinceañeras por un rato así que haceros con unas buenas sneakers). Su acertada mezcla de fantásticos edificios antiguos y modernos sólo tiene parangón con la idéntica armonía en que su variada y rica fauna local convive pacíficamente en plena apoteosis de modernidad pero sin olvidar su importante legado histórico.
De hecho en Amsterdam se encuentran algunos de los mejores museos del mundo (Rijksmuseum, Van Gogh Museum, Hermitadge),y como no, cuenta con algunos de los mercadillos de objetos variados más interesantes de Europa (Noordermarkt, o el Watterlooplein ) que harán las maravillas de las más voraces buscadoras de piezas únicas.
De su barrio vintage (el Jordaan) solo deciros que guardéis tiempo y dinero para recorrerlo en condiciones y visitar algunas de sus tiendas y garitos (no os volváis locas con los Sex Shops porque ya los hay en España, aunque siempre merece la pena visitar alguno de las más emblemáticos ), ojo porque ésta es buena zona para ver monumentos andantes, así que estaros al loro y con el móvil cargado para no perderlos de vista e inmortalizarlos como se merecen (o más bien como tú te mereces, esto sí que debería ser patrimonio de la humanidad!!)
Aunque seguramente ninguna seáis una cotilla empedernida de vidas ajenas, sólo mencionaros, por si acaso, que en Amsterdam las casas no suelen tener cortinas, así que mientras recorréis las calles de la ciudad también podéis recorrer los salones y habitaciones de sus habitantes (siempre con actitud antropológica, por supuesto). Además como en el centro no hay casi hoteles, os recomendamos uno de estos apartamentos decorados con estilo holandés a buen precio (www.friendlyrentals.com). Allí podréis sentiros como autenticas locales y son muy útiles para juntarse al final del día y hacer recuento de experiencias, adquisiciones y documentos gráficos.
Nosotras ya estamos planeando nuestra próxima visita, Amsterdam es una ciudad viva y cambiante que en cada ocasión tiene cosas nuevas que ofrecer, ¿A que no os atrevéis a bailar por toda la ciudad?

Read More

LA GRAN BELLEZA

Posted on 25, mar 2014 | 0 comments

ME GUSTAN LOS TRENECITOS DE MIS FIESTAS PORQUE NO LLEVAN A NINGUNA PARTE

Chicas, hace unos meses, una noche de viernes en que logramos escaquearnos por un rato de nuestros deberes socio – familiares, acabamos frente a los cines Renoir Plaza de España en busca de una buena peli con la que apaciguar los malos rollos de la semana.

Allí en la cartelera hicimos nuestro hallazgo; y eso que la miramos deprisa y sin mucha dedicación. No por el apremio del tiempo, que por una vez y para variar no teníamos, sino más bien por la inconveniencia climática, en esa calle, al igual que en la cercana Plaza de los Cubos suele haber una especie de corriente de aire helador incluso en verano, que obliga a los viandantes a buscar refugio a los pocos minutos de pisarla, seguramente promovida y patrocinada por el grupo Vips en un acertado intento por atraer clientes hacia el consumo de su variada oferta de productos, libros, revistas, aperos de cocina, y hasta vibradores de viaje con tres velocidades…

Ahora no recordamos bien que nos atrajo tanto de aquella película italiana con titulo de telenovela, La Gran Belleza, y extraño cartel, en el que su actor protagonista Tony Servillo aparecía sentado relajadamente junto a la estatua de Neptuno en Roma luciendo un “total look latinlover” a punto de subir a un barco de lujo”. Quizá fue la combinación de estos dos elementos, la buena reseña de la peli en la hoja parroquial que los Renoir ofrecen como suvenir (algo muy de agradecer junto con lo del cine en versión original), las críticas positivas de los cinéfilos, que por una vez logramos entender a vista de pájaro en el móvil, o las ganas de pasar un buen rato a cubierto. Pero el caso es que acertamos de pleno en la elección, y eso que aún no sabíamos que llegaría a ganar el Oscar a la mejor película extranjera.

La peli empieza con una apoteósica fiesta llena de usuales e inusuales bellezas mundanas y dicharacheras moviéndose rítmicamente al son de Rafaela Carrá. Guapos, feos, gordos, flacos, mayores, jóvenes, altos, enanos forman un conjunto heterogéneo y variopinto de bailarines, que sin embargo armoniza a la perfección a la hora de formar esos trenecitos humanos que no van a ninguna parte, pero que recorren la noche en acompasado paso, bajo la luz parpadeante del logotipo de al rojo vivo de Martini Rosso.

Así la belleza está servida en cada esquina de esta película, siempre que sepas verla claro está, empezando por esta primera fiesta, y siguiendo por otras muchas más que van teniendo lugar en el espectacular ático que Chep, su protagonista, posee frente al coliseo romano, y desde el que contempla indolente los días y las noches de la ciudad eterna rodeado de la más pintoresca fauna humana. Desde allí, este escritor de un solo libro y periodista ocasional de entrevistas a personajes singulares, escucha las más sublimes melodías pero también las más mundanas, mientras celebra y acude a todo tipo de eventos, exclusivos, extravagantes y sórdidos en igual proporción.

Así Chep, cínico, sentimental y desilusionado pero príncipe de la mundanidad al fin y al cabo, nos va llevando de la Roma más elevada y exquisita, a la más decadente y falsa, con paradas en un supermercado de botox y alguna tienda museo reservada para unos pocos, aunque a veces parezcan muchos. En ese deambular de eventos varios se va topando con todo un catálogo de arquetípicos personajes que por momentos logran hechizarnos con sus caricaturescos matices, como la jefa pequeña de tamaño pero inusitado poder, la niña prodigio imitación Pollock, los nobles de alquiler, y nuestra favorita, la monja cacatúa y sarmentosa sin dientes, que se mueve a paso de tortuga pero que ha encontrado el camino al éxtasis, aunque lo tenga que recorrer de rodillas.

Y no os contamos más para que no os la perdáis. A ver si os entusiasma tanto como a nosotras, porque como demuestra Chep, todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras y a veces es difícil saber cuál de las dos es más bella…

 

Read More

VIENTOS DEL NORTE PARA EL OTOÑO

Posted on 18, nov 2013 | 1 comment

¿Que tienen los nórdicos que no tengamos nosotros?

Chicas está claro, este otoño soplan vientos del norte. Pero si os queda alguna duda, solo tenéis que asomaros a cualquier escaparate de Zara (www.zara.com), o a la edición limitada de los nuevos muebles de Ikea, o siquiera ojear la edición otoñal de cualquier revista, y veréis como los diseños de estilo nórdico arrasan, tanto para la casa, el armario, la oficina, o la cama. De hecho en esta época del año, no hay nada mejor que dormir debajo de un buen nórdico (nos referimos al edredón, mal pensadas¡¡), llevar encima uno de esos nórdicos amorosos que abrigan y sientan de maravilla, (…ahora a un jersey), o dormir la siesta sobre un confortable nórdico, (es evidente que nos referimos el sofá globo de Aarnio o el sillón huevo de Arne Jacobsen).

Quizá sea porque nos hemos quedado heladas con la subida del gas y la luz, o porque los días son cada día más cortos y las tardes más frías, o simplemente que necesitamos descansar de tanto reggaeton veraniego, pero el caso es que estamos como locas con esta nueva influencia otoñal, y no vemos el momento de hacernos con alguno de sus básicos, aunque sea un miserable cojín de peluche, una de esas faldas de lana gris de corte perfecto, o un poco de ese civismo que tanto practican ellos, y que tan bien nos vendría a nosotros, y ya que estamos, no estaría mal hacernos con un buen nórdico de carne y hueso que nos abrigue como Dios manda.

Porque si algo tienen los nórdicos, además de ser guapos y abrigar mucho, es que son  capaces de crear espacios como ellos mismos, luminosos y ordenados, llenos de muebles de diseño pero a la vez útiles, confortables y funcionales, ( o sea que además de estar bien pensados, están bien hechos…en España nos cuesta encontrar las dos cosas a la vez), porque sólo ellos consiguen hacer que lo básico y lo sencillo, sea único y excelente, convirtiendo así cualquier objeto cotidiano en una pieza de culto, o  una simple tarde de otoño en un momento de gloria.

Aunque a nosotros, españoles de alma caliente, lengua larga, y tez morena, los nórdicos nos parezcan más bien fríos, reservados, aburridos y demasiado blancos, la realidad es que en algunas cosas nos dan bastante envidia, y no sólo por la buena pinta y los muebles de diseño, que eso, en parte, ya lo tenemos solucionado gracias a Ikea, (de paso nos han enseñado a montarlos y a aprovechar el espacio), sino sobre todo, porque son ellos y no nosotros, los que gozan de un privilegiado primer puesto en la lista de sociedades de mayor calidad de vida gracias a sus políticos no corruptos, pero también gracias a la aportación de sus ciudadanos.

 La verdad es que si hacemos un poco de autocrítica, y miramos a la España que nos rodea, llegaríamos a la conclusión de que esa “envidia” tan española hacía el sistema económico y social nórdico, se puede circunscribir casi exclusivamente a la parte de los derechos, allí tienen grandes coberturas sociales, seguridad social con amplias prestaciones, largas bajas por maternidad y paternidad, educación pública de calidad y gratuita, pensiones decentes… más que a los deberes que estos derechos suponen para sus ciudadanos.

Para empezar allí todos pagan impuestos (y muy altos), aquí sólo unos cuantos, para seguir allí consideran el espacio público cómo propio, si no tiran un papel en su salón tampoco lo hacen en la calle, aquí en cambio algunos usan la calle como vertedero, allí la atención sanitaria cubre todo, pero la utilizan sólo cuando la necesitan, aquí como es gratis, más de uno aprovecha para rellenar el cajón de las medicinas; allí la igualdad social es un hito, aquí una etiqueta que casi nadie quiere cumplir, allí creen en las nuevas tecnologías, aquí solo creemos en el ladrillo, allí respetan la ley y tienen pocos pleitos, aquí es un deporte nacional.

En fin que aunque sabemos que no todo el monte es orégano, y que seguramente ellos también tendrán lo suyo, de vez en cuando nos vendría bien tomar un poco de nota sobre lo que nos toca, y no sólo porque nuestros políticos sean mil veces más corruptos que los suyos, sino porque además sus ciudadanos también hacen sus deberes, y eso que ellos con su clima infernal no pueden disfrutar de lo público ni la mitad que nosotros.

Por eso, desde aquí os proponemos que por un ratito os dejéis atraer por lo nórdico, que bien combinado con nuestra estética mediterránea podría ser la mezcla perfecta, y si no que lo digan estos 

Read More

MERCADOS, MERCADILLOS, ARTE Y STREET MARKETS, MADRID SE RENUEVA!!!

Posted on 16, sep 2013 | 0 comments

¿QUIÉN QUIERE OLIMPIADAS? ¡VAYÁMONOS DE MERCADILLOS!

Chicas el otoño ya está en Madrid con toda su energía. Y no nos referimos sólo a esos días luminosos que nos roban el sentido por su perfecta armonía, sus cielos inigualables, y sus atardeceres de mil colores; ni tampoco a la resaca de la olimpiada fallida que tanta energía creativa está despertando entre sus habitantes (que sólo en las primeras 24 horas tras la eliminación ya habían sembrado la red con miles de chistes y creado todo tipo de suvenires, desde tazas hasta camisetas), sino a que la ciudad, con o sin olimpiada, con o sin el apoyo de los torpes políticos que la gobiernan, ha recuperado con la llegada del otoño su más frenética actividad farandulera y artística, ofreciendo un buen número de atractivos planes urbanitas, tanto para el equipo local, como para cualquiera de los visitantes.

Está claro, Madrid no es una ciudad de olimpiadas, al menos no de las que implican deportistas de élite, hay demasiadas distracciones, y estamos seguras que sería necesario un abultado presupuesto de seguridad para mantener confinados a los deportistas en la villa y que no se escapasen a medianoche en busca de otras medallas menos luminosas que las olímpicas. Madrid tampoco es una ciudad de café, digan lo que digan en español, chino o en ingrés, aquí el café está muy rico, y sin duda es más barato que en otras ciudades europeas, pero no es la bebida típica, lo nuestro, lo quieran o no las autoridades deportivas, son más los gines, los bote- llines, bien fresquitos y acompañados de su tapa y de su charla chulesca sobre la reproducción del calamar.

Pero a nosotras esto no nos parece demasiado grave, (a no ser por la ingente cantidad de dinero y energía empleada en el asunto), porque sabemos de buena tinta que ésta ciudad tiene un montón de cosas buenas que bien podrían ganar certámenes olímpicos: la primera es que es capaz de reinventarse constantemente, dando cabida y refugio a todo tipo de manifestaciones artísticas, culturales y sociales, ya sean creativas, o esponts, preparadas o espontáneas, de uno o de cientos de ciudadanos, la segunda, es que nadie le gana en sentido del humor; Madrid sabe mejor que nadie reírse de sí misma, y de todos cuantos la habitan, sin cortarse un pelo y sin dejar títere con cabeza; y la tercera, y más importante, es que menos olimpiadas, Madrid sabe organizarlo todo, a veces con escasos recursos, a veces incluso con sentimientos encontrados, pero siempre con mucha imaginación y una sonrisa.

Por eso, aunque se haya acostado maltrecha, vapuleada, insultada y agotada, Madrid cada mañana resurge con algo nuevo que ofrecernos, para que la energía no decaiga nunca. Así este otoño no se ha amilanado ante las malas noticias, y aunque no haya conseguido atraer a la élite del deporte, si ha conseguido traernos los mejores certámenes culturales y los más coloridos mercadillos urbanos. Algunos nuevos, otros viejos, y otros reinventados como el nuevo MERCADO DE LOS MOTORES, que cambia de ubicación y de fecha, el NUEVO ESTILO DECOR ACCIÓN que vuelve al mercado de las letras, el nuevo CEBADA STREET MARKET,  y el MERCADILLO CHIC que se traslada al centro de la ciudad (zona Almagro) con sus puestos más cool y sus propuestas artesanas, el ADELITA MARKET en Espíritu Santo o el CIENTO Y PICO MARKET, reaparecen con nuevas propuestas:

MERCADILLO CHIC –  Un evento para encontrar cosas cool y cuidadas propuestas de ropa, mueble o complementos en pleno centro de MADRID,  5 y 6 de octubre en el Palacete del Colegio de Ingenieros de Caminos en C/ Almagro nº 42,  sábado – de 13.00 a 20.00  y domingo – de 11.00 a 20.00. No os lo perdáis, nosotras también estaremos con todos nuestros tesoros encontrados por el  mundo.

DECOR ACCION- 19 al 22 de septiembre. Las calles del madrileño barrio de las letras se llenarán durante un fin de semana con lo mejor de la decoración, el interiorismo, el arte, y la creatividad para que podamos disfrutar, compartir, comprar.  Más de 60 puestos de anticuarios y almonedas se darán cita en sus calles, además de la colaboración de las galerías y comercios de la zona.

MERCADO DE LOS MOTORES –  Ya lo conocemos bien, un mercado polifacético al estilo europeo en el que descubrir de todo, y donde se reúne la gente más creativa de la ciudad. A partir de septiembre crece, se reinventa, y por tanto cambia de ubicación sin perder el espíritu de los trenes. Segundo fin de semana de cada mes (12 Y 13 de octubre) en el Museo del Ferrocarril, Paseo de las Delicias 61 Metro Delicias. Perfecto plan de fin de semana: se puede comprar de todo prendas, calzado, arte y mueble actual nuevo o de segunda mano vintage – retro, artesanía, degustar comida y bebida gourmet, escuchar música o participar en actividades. Nosotras estaremos allí¡¡

CEBADA STREET MARKET- En el Mercado de la Cebada los días 17 al 21 de septiembre en horario de apertura será de martes a viernes de 9 a 14 y 17:30 a 20:30 horas y el sábado de 9 a 14, Plaza de la cebada 15. Vintage, Retro, Coleccionismo, artes gráficas, Juguetes, puedes encontrar de todo y pasar una jornada en lo más cañí de Madrid.

Read More

VERANEAR EL EL PUEBLO

Posted on 11, sep 2013 | 0 comments

DONDE ESTÁ MI PUEBLO

Chicas, este año por fin hemos podido saborear, aunque muy brevemente, las vacaciones en el pueblo. Siempre hemos tenido envidia de todos esos que tienen la suerte de tener PUEBLO. De hecho cuando vimos por primera vez el anuncio de Acuarius de los pueblitos buenos, – ese en el que aparecían algunos de esos desposeídos sin pueblo, que los viernes por la tarde tenían que asistir muertos de envidia al desfile de sus compañeros camino del pueblo para pasar el fin de semana-, nos sentimos más identificadas que cuando los de Ikea nos sugirieron que redecoráramos nuestras vidas.

En realidad tener un pueblo es tener un tesoro. Pero eso sí, tiene que ser un pueblo de verdad, uno de esos que huelen a pueblo, con gente de pueblo, con casas de pueblo, con animales, huertas, perros que ladran, quizá un pequeño bar ( pero no es obligatorio), una era, un río cercano, y ninguna tienda. Un pueblo en el que todo sabe a lo que tiene que saber, los tomates a tomate, el jamón a jamón, y los besos a besos (esto no lo hemos probado, nos lo han tenido que contar, aunque de jamón nos hemos puesto hasta arriba). Un pueblo en el que ir de compras significa salir a la plaza tras el bocinazo del camión del pan o del pescado, o bajar a la huerta a coger unas lechugas o unas patatas. Uno de esos preciosos pueblitos remotos y poco habitados que se encuentran en medio de una carretera comarcal, bien lejos de Zara, y que se anuncian con una señal con nombre rural como Sargentes, Bezana o Valdeajos.

 Allí los días pasan sin que parezca que pasa nada, aunque en realidad pasa todo. Los veranos son apacibles para los de fuera, que por fin cambian la vorágine por la calma, pero ajetreados para los de dentro, que por fin ven vidilla en el pueblo. Los veraneantes se buscan a sí mismos, y los del pueblo buscan alguien con el que dejar de serlo por unos días, los unos intentan relajarse, mientras los otros se preguntan cómo serán las vidas de estos urbanitas que a esto le llaman descanso. Pero el que mejor lo pasa con diferencia es el tonto del pueblo, que en todos hay uno, no sólo porque por fin tiene público de verdad, sino sobre todo por comprobar que en la ciudad hay muchos más como él.

En las actividades veraniegas participan todos, o casi todos, sin distinción de sexo, edad, o condición física o mental, basta con dejarse caer por las zonas comunes y apuntarse a lo que se tercie ya sean unas cartas, un aperitivo o una jornada de recolección. El día que llegamos habían organizado una alubiada para comer. Allí no hay protocolo, las decisiones se toman sobre la marcha:”, ¿os gustan las alubias blancas?  sí, ¿os gustan las perdices?, creemos que sí, ¿os gusta el escabeche?, bueno eso no sé, ¿es carne o pesado?, nada, nada ya estáis apuntadas, y de postre, rosquillas de anís de la Nieves, que le salen de maravilla”, qué ligerito pensamos nosotras, ideal para la dieta..

Luego a siestear, dónde sea, unos en la propia mesa, otros bajo una parra, y otros metidos en la cama con pijama y todo. ¿Pero así cómo van a bajar las alubias pensábamos  nosotras? Después toca el paseo por los alrededores, andando, bici o coche, a ver pasar la tarde junto al río, o flipar con el atardecer en algún monte cercano. Luego al bar, si lo hay, o a la sede de la asociación, en su defecto, a echar unas rondas y enterarse de los acontecimientos de la jornada. Entre ronda y ronda llega la cena, y después a verbenear……

En los pueblos se verbenea mucho, ya sea en el propio (una vez al año) o en el del lado (otra vez al año) o en cualquiera en un radio de unos 30 kilómetros a la redonda, pero la verbena es un imprescindible del verano en el pueblo. Allí se bebe, se baila, se comen pipas, y se hace pis entre el trigo o tras algún tractor, y vuelta al baile y a la bebida hasta que llega el alba, entonces abre la panadería y a tomar un hornazo caliente relleno de chorizo o jamón, para irse bien templadito y rellenito a la cama y arrullarse con una buena manta.

En la maleta para el veraneo en el pueblo hay que llevar sobre todo básicos, botas, zapatillas, forro polar, algún biquini de cuello alto, sombrero cosechero, bolso cruzado, camisa de cuadros, y por supuesto un top lencero sexy- rural, que aunque difícilmente llegarás a enseñar debido a las bajas temperaturas, vale con que se deje ver levemente por ahí debajo, como si tal cosa, para que se animen un poco los mozos, y de paso dar tema que hablar entre los parroquianos, algo muy importante en el pueblo.

Así cuando consigues que por fin el cuerpo cambie de ritmo y vencer el síndrome de abstinencia de Zara, el verano llega  a su fin, y toca recoger y volver a casa, con buen color, buenas lorzas, un kilo de morcillas, y sobre todo un montón de amigos y de momentos para recordar. Un beso para todos nuestros amigos del pueblo que son la mejor gente que hay, sencillos, comilones, generosos, y muy divertidos. Ahora a esperar la próxima oportunidad para vernos mientras nos recreamos con las novedades para el otoño que trae muchas sorpresas.


Read More

UN VERANO DIFERENTE

Posted on 26, jul 2013 | 0 comments

¿Y si nos quedamos en casa?

Chicas, como dicen algunos, al final las crisis también tienen sus cosas buenas. Y no sólo porque unos cuantos privilegiados consigan convertirlas en estupendas oportunidades para reinventarse a sí mismos o para salir huyendo sin remordimientos de un trabajo que llevaban años odiando en silencio, sino también porque a veces ayudan a despertar las conciencias dormidas por aquello del “tenerlo todo”. Los tiempos de vacas flacas nos obligan a pisar tierra firme, y de paso permiten que nos demos cuenta de lo excesivos que nos habíamos vuelto en los tiempos de bonanza.

Este verano, como todos los veranos, viene con sus modas, sus modos y sus excesos de sol, piscina y calimocho, pero esta vez, y esperemos que sirva como precedente, parece que la cosa viene menos violenta y más sensata. Será porque hay poco dinero, porque hemos recuperado la conciencia, o simplemente porque nos hemos hartado de las reglas del juego, pero el caso es que este verano será más humano en lo estético, y bastante más coherente en lo económico. Por fin parece que se va pasando esa fiebre de uniformidad y perfeccionismo excesivo que nos habíamos impuesto, según la que había que tener una pinta concreta, un peso determinado, y un solo sitio de veraneo.

Para empezar ya no hay que estar tan morenos, se lleva el blanco y no solo en la ropa, sino también en la piel, el cuerpo churruscado color betún ya no está de moda. Este año vale con un toque de color estacional típico de la vida veraniega, sin necesidad de asarse como un pollo vuelta y vuelta sudando la gota gorda en la toalla, ni pasarse la tarde en la tostadora de los rayos UVA oliendo a coliflor, porque no es bueno ni para la salud, ni para el bolsillo, ni para salir en la foto de facebook.

Tampoco se llevan los cuerpos anoréxicos, lo de estar como un palo, sea cual sea tu complexión, a costa de pasar hambre constantemente o prescindir de alguna costilla, se ha pasado de moda (ojo no mirar a Shaila Durcal porque se  ha equivocado). Se llevan los cuerpos sanos y cuidados, si eres un palo, mejor para ti, irás más ligera por la vida, pero si no lo eres, vale con cuidarte un poco y lucir orgullosa un cuerpo equilibrado. También se acabó la esclavitud del pelo, un año liso, y otro rizado, este año vale el que tengas, siempre que lo mantengas cuidadito, olvídate del planchado.

Otra nueva tendencia veraniega que no podemos menos que aplaudir, es la vuelta al verano en el pueblo, como antes. Por fin está bien visto el veraneo pueblerino y no sólo porque lo digan Acuarius y Coca cola, sino porque si eres de los privilegiados que tienen un pueblo al que huir, está claro que debes aprovechar porque la mejor forma para desconectar un poco de la rutina y de todas esas esclavitudes sociales de las que no te libras ni en la playa. Además puedes disfrutar de la vida natural sin aderezos, volver a aprender a montar en bici (que se lleva tanto como correr) y pasar buenos ratos en esos bares de toda la vida, en los que se arregla el mundo con unos gines en la mano, bote – llines claro.

Pero la verdadera novedad de este verano 2013 es que por fin está permitido veranear en la ciudad. Si eso en la ciudad, sin toalla, ni yate, ni capacho (antes un sacrilegio que había que llevar bien escondido). Este verano para ser cool ya no es necesario pasar un mes entero en la playa tostándote al sol y llenándote la muñeca de pulseras de colores (aunque unos díitas saben a gloria), ahora también es posible ser una chica it sin salir de la ciudad y haciendo “check in” en todos sus museos, eventos, y mercadillos veraniegos. Y si la cosa se pone chunga pues nos quedamos en casa  y nos dedicamos al reciclaje y a la artesanía doméstica.

Además este verano algunas ciudades se han esmerado en la tarea y por fin nos ofrecen un buen montón de posibilidades en las que lucir nuestros cuerpos blancos, y los nuevos modeletes de las rebajas de Zara. Museos, cines de verano, terrazas, conciertos, y hasta esos Pop up stores que antes sólo aparecían en  la temporada navideña.

Aquí os dejamos algunas ideas si venís u os quedáis en Madrid. Exposiciones: Dalí en el Reina Sofía, Giacometi en Mapfre y Pisarro en el Thyssen. Cines de Verano: en la Casa Encendida, en el Parque de la Bombilla, al aire libre en la Filmoteca, y en Matadero Madrid. Terrazas Tartan Roof, la nueva terraza del círculo de Bellas Artes, Gau Café la mejor terraza de Lavapiés (en Tribulete 14 Edificio de la UNED), Café Costello Río, junto a Matadero, calle general maroto en Legazpi, La Tita Rivera en la zona centro calle Perez Galdos junto a Fuencarral, la terraza del Hotel de las letras o el atardecer del Agora en el Ada Palace hotel ambos en la Gran Vía. Pop up Store: este año se estrena EL PATIO Summer Pop Up Drinks and goods, Palacio de Santa Bárbara metro Alonso Martínez con comida de Magasand cócteles de El Viajero, y un montón de diseños para comprar, imitar o ponerte los dientes largos. Mercados y mercadillos: El rastro los domingos, ahora con nuevo mercado, el Mercado de los Motores, primer finde del mes en las Naves del Metro, calle Valderribas, el Mercado de las Ranas lo mismo en el Barrio de las letras.

Pero si al final este verano lo que os apetece, os seduce, o simplemente os toca por imperativo legal es quedaros en casa, lo mejor es que la pongáis bien veraniega para sacarle el mayor partido, os pasamos algunas ideas. Feliz Verano emprendedoras.

Read More
Página 1 de 212

bloglovin