Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

¿CUANTO CIANURO HAS TOMADO HOY?

Posted on 22, oct 2013 | 0 comments

ANALICEMOS LA FRASE: “Si pones tu energía en los pensamientos negativos crecerán”

El otro día ocurrió un hecho fatídico. Nuestro pequeño Mauro, un chaval sano de ocho años de edad, querido por su familia, correctamente escolarizado, bien alimentado, decentemente vestido, practicante de fútbol y aprendiz de músico percusionista, tuvo un pequeño ataque de rabia ante la perspectiva de tener que meterse (por imperativo maternal) dentro del coche a esperar.

Tras el berrinche inicial de quejas y aspavientos varios, “pero mami porque yo, no quiero, es que no me apetece”, y una vez convencido de que la pataleta no surtiría el efecto esperado, porque no se libraría del mandato sino todo lo contrario, el niño acabó por claudicar, no sin antes sentenciar con toda su energía, “vaya mierda de vida”, (siento no poder reflejar aquí la correcta entonación, creo que llevaba bastantes más eess “vaya mieeerda de vida”)…

La cosa no hubiera pasado de ahí, pues la frase hasta nos había provocado unas carcajadas a las allí presentes, que incluso habían servido para caldear el ambiente, (nos encantan las exageraciones catalíticas sobre todo cuando vienen de un mico de ocho años) , si no fuera porque nuestra amiga Piti, hasta entonces callada observadora de la situación, hubiera decidido romper el silencio para soltar el sabio y oportuno comentario: ”como se nota que los niños son vuestros, hablan igual que vosotras”.

Esas breves e inocentes palabras hicieron saltar las alarmas en nuestra conciencia, pues nos dimos cuenta que sí, Piti tenía razón, el niño no sólo estaba imitando las no muy bonitas palabras que salen por nuestras bocas, sino que además podría estar verbalizando una actitud bastante pesimista de afrontar las circunstancias de la vida, y esto no cuadraba mucho con la percepción que teníamos de nosotras mismas, ni con la que nos parece imprescindible inculcar a los niños.

Así al día siguiente decidimos que durante unos días trataríamos de observar, no sólo nuestros comentarios y gestos varios, sino toda esa artillería reactiva que solemos usar cuando las cosas no son como nos gustaría, y descubrir si efectivamente éramos responsables al menos en parte de que Mauro hubiera reaccionado como si en lugar de tener que meterse en el coche de su madre, le hubiéramos pedido que se subiera  en una patera rumbo al estrecho.

El experimento tenía su miga, no os vayáis a pensar, eso de observarse a uno mismo, y valorar las actitudes personales, incluyendo  esos inocentes comentarios que uno cree que expresa por lo bajinis, pero que sin embargo casi siempre dice en voz alta “m me he equivocado,  estoy hecha una m…., vaya sitio de m….., no puedo con tanta m…, me importa una m…, requiere de un ejercicio de autocrítica importante, no tanto por las palabras mal sonantes, sino sobre todo porque éstas importan mucho más de lo que nos parece, ¿y si al decirlo tanto se hicieran realidad?.

Por supuesto no vamos a contaros aquí con pelos y señales los resultados del experimento, sería demasiada exposición, pero si os diremos que gracias a ello nos hemos dado cuenta de varias cosas, algunas  positivas, pero otras no tanto. Entre las primeras sobre todo resaltar que descubrimos muy gratamente que ninguna de las dos pertenecemos a los selectos grupos de personas tóxicas; ni somos de esas que han nacido para amargar la vida a los demás, quejándose de todo y de todos, y buscando siempre a alguien a quién culpar, ni de esas otras que se pasan la vida sembrando el miedo y la catástrofe allí por donde van,” te vas a caer, no vas a poder, no vamos a llegar, esto no va a salir bien”, como diría Emilio Duró ¿os imagináis ir con una de estas en un viaje a la luna?…… con ellas sólo hay una salida, la huida.

Entre las cosas no tan positivas pero subsanables, tenemos que confesar que enseguida nos dimos cuenta de que efectivamente la frase era nuestra, que la decimos a menudo junto con otras muchas igual de derrotistas, (algunas veces en tono de humor, pero otras en forma de exagerado lamento al estilo Mauro) porque es verdad que a veces cuando las cosas se tuercen, nuestra reacción y nuestras palabras sólo sirven para echar más leña al fuego e incrementar la negatividad, y la negatividad si la alimentas, crece.

Pero lo peor de todo es que ya lo sabíamos, que sabíamos que cada vez que lo hacemos, cada vez que nos cabreamos con el mundo, o con los demás, que cada vez que usamos nuestra energía para maldecir, es como si nos tomáramos un chupito de cianuro, que sólo nos hace daño a nosotros mismos…. Y algunos días, algunos se toman la botella entera.

Nosotras ya hemos iniciado el proceso de desintoxicación y de paso, para animarnos un poquito, nos hemos dado un chapuzón en la moda de otoño que ya irremediablemente, tenemos que asumir que ha llegado para quedarse. ¿Os animáis?

 

Via Fashion Gone Rogue

Read More

MERCADOS, MERCADILLOS, ARTE Y STREET MARKETS, MADRID SE RENUEVA!!!

Posted on 16, sep 2013 | 0 comments

¿QUIÉN QUIERE OLIMPIADAS? ¡VAYÁMONOS DE MERCADILLOS!

Chicas el otoño ya está en Madrid con toda su energía. Y no nos referimos sólo a esos días luminosos que nos roban el sentido por su perfecta armonía, sus cielos inigualables, y sus atardeceres de mil colores; ni tampoco a la resaca de la olimpiada fallida que tanta energía creativa está despertando entre sus habitantes (que sólo en las primeras 24 horas tras la eliminación ya habían sembrado la red con miles de chistes y creado todo tipo de suvenires, desde tazas hasta camisetas), sino a que la ciudad, con o sin olimpiada, con o sin el apoyo de los torpes políticos que la gobiernan, ha recuperado con la llegada del otoño su más frenética actividad farandulera y artística, ofreciendo un buen número de atractivos planes urbanitas, tanto para el equipo local, como para cualquiera de los visitantes.

Está claro, Madrid no es una ciudad de olimpiadas, al menos no de las que implican deportistas de élite, hay demasiadas distracciones, y estamos seguras que sería necesario un abultado presupuesto de seguridad para mantener confinados a los deportistas en la villa y que no se escapasen a medianoche en busca de otras medallas menos luminosas que las olímpicas. Madrid tampoco es una ciudad de café, digan lo que digan en español, chino o en ingrés, aquí el café está muy rico, y sin duda es más barato que en otras ciudades europeas, pero no es la bebida típica, lo nuestro, lo quieran o no las autoridades deportivas, son más los gines, los bote- llines, bien fresquitos y acompañados de su tapa y de su charla chulesca sobre la reproducción del calamar.

Pero a nosotras esto no nos parece demasiado grave, (a no ser por la ingente cantidad de dinero y energía empleada en el asunto), porque sabemos de buena tinta que ésta ciudad tiene un montón de cosas buenas que bien podrían ganar certámenes olímpicos: la primera es que es capaz de reinventarse constantemente, dando cabida y refugio a todo tipo de manifestaciones artísticas, culturales y sociales, ya sean creativas, o esponts, preparadas o espontáneas, de uno o de cientos de ciudadanos, la segunda, es que nadie le gana en sentido del humor; Madrid sabe mejor que nadie reírse de sí misma, y de todos cuantos la habitan, sin cortarse un pelo y sin dejar títere con cabeza; y la tercera, y más importante, es que menos olimpiadas, Madrid sabe organizarlo todo, a veces con escasos recursos, a veces incluso con sentimientos encontrados, pero siempre con mucha imaginación y una sonrisa.

Por eso, aunque se haya acostado maltrecha, vapuleada, insultada y agotada, Madrid cada mañana resurge con algo nuevo que ofrecernos, para que la energía no decaiga nunca. Así este otoño no se ha amilanado ante las malas noticias, y aunque no haya conseguido atraer a la élite del deporte, si ha conseguido traernos los mejores certámenes culturales y los más coloridos mercadillos urbanos. Algunos nuevos, otros viejos, y otros reinventados como el nuevo MERCADO DE LOS MOTORES, que cambia de ubicación y de fecha, el NUEVO ESTILO DECOR ACCIÓN que vuelve al mercado de las letras, el nuevo CEBADA STREET MARKET,  y el MERCADILLO CHIC que se traslada al centro de la ciudad (zona Almagro) con sus puestos más cool y sus propuestas artesanas, el ADELITA MARKET en Espíritu Santo o el CIENTO Y PICO MARKET, reaparecen con nuevas propuestas:

MERCADILLO CHIC –  Un evento para encontrar cosas cool y cuidadas propuestas de ropa, mueble o complementos en pleno centro de MADRID,  5 y 6 de octubre en el Palacete del Colegio de Ingenieros de Caminos en C/ Almagro nº 42,  sábado – de 13.00 a 20.00  y domingo – de 11.00 a 20.00. No os lo perdáis, nosotras también estaremos con todos nuestros tesoros encontrados por el  mundo.

DECOR ACCION- 19 al 22 de septiembre. Las calles del madrileño barrio de las letras se llenarán durante un fin de semana con lo mejor de la decoración, el interiorismo, el arte, y la creatividad para que podamos disfrutar, compartir, comprar.  Más de 60 puestos de anticuarios y almonedas se darán cita en sus calles, además de la colaboración de las galerías y comercios de la zona.

MERCADO DE LOS MOTORES –  Ya lo conocemos bien, un mercado polifacético al estilo europeo en el que descubrir de todo, y donde se reúne la gente más creativa de la ciudad. A partir de septiembre crece, se reinventa, y por tanto cambia de ubicación sin perder el espíritu de los trenes. Segundo fin de semana de cada mes (12 Y 13 de octubre) en el Museo del Ferrocarril, Paseo de las Delicias 61 Metro Delicias. Perfecto plan de fin de semana: se puede comprar de todo prendas, calzado, arte y mueble actual nuevo o de segunda mano vintage – retro, artesanía, degustar comida y bebida gourmet, escuchar música o participar en actividades. Nosotras estaremos allí¡¡

CEBADA STREET MARKET- En el Mercado de la Cebada los días 17 al 21 de septiembre en horario de apertura será de martes a viernes de 9 a 14 y 17:30 a 20:30 horas y el sábado de 9 a 14, Plaza de la cebada 15. Vintage, Retro, Coleccionismo, artes gráficas, Juguetes, puedes encontrar de todo y pasar una jornada en lo más cañí de Madrid.

Read More

VERANEAR EL EL PUEBLO

Posted on 11, sep 2013 | 0 comments

DONDE ESTÁ MI PUEBLO

Chicas, este año por fin hemos podido saborear, aunque muy brevemente, las vacaciones en el pueblo. Siempre hemos tenido envidia de todos esos que tienen la suerte de tener PUEBLO. De hecho cuando vimos por primera vez el anuncio de Acuarius de los pueblitos buenos, – ese en el que aparecían algunos de esos desposeídos sin pueblo, que los viernes por la tarde tenían que asistir muertos de envidia al desfile de sus compañeros camino del pueblo para pasar el fin de semana-, nos sentimos más identificadas que cuando los de Ikea nos sugirieron que redecoráramos nuestras vidas.

En realidad tener un pueblo es tener un tesoro. Pero eso sí, tiene que ser un pueblo de verdad, uno de esos que huelen a pueblo, con gente de pueblo, con casas de pueblo, con animales, huertas, perros que ladran, quizá un pequeño bar ( pero no es obligatorio), una era, un río cercano, y ninguna tienda. Un pueblo en el que todo sabe a lo que tiene que saber, los tomates a tomate, el jamón a jamón, y los besos a besos (esto no lo hemos probado, nos lo han tenido que contar, aunque de jamón nos hemos puesto hasta arriba). Un pueblo en el que ir de compras significa salir a la plaza tras el bocinazo del camión del pan o del pescado, o bajar a la huerta a coger unas lechugas o unas patatas. Uno de esos preciosos pueblitos remotos y poco habitados que se encuentran en medio de una carretera comarcal, bien lejos de Zara, y que se anuncian con una señal con nombre rural como Sargentes, Bezana o Valdeajos.

 Allí los días pasan sin que parezca que pasa nada, aunque en realidad pasa todo. Los veranos son apacibles para los de fuera, que por fin cambian la vorágine por la calma, pero ajetreados para los de dentro, que por fin ven vidilla en el pueblo. Los veraneantes se buscan a sí mismos, y los del pueblo buscan alguien con el que dejar de serlo por unos días, los unos intentan relajarse, mientras los otros se preguntan cómo serán las vidas de estos urbanitas que a esto le llaman descanso. Pero el que mejor lo pasa con diferencia es el tonto del pueblo, que en todos hay uno, no sólo porque por fin tiene público de verdad, sino sobre todo por comprobar que en la ciudad hay muchos más como él.

En las actividades veraniegas participan todos, o casi todos, sin distinción de sexo, edad, o condición física o mental, basta con dejarse caer por las zonas comunes y apuntarse a lo que se tercie ya sean unas cartas, un aperitivo o una jornada de recolección. El día que llegamos habían organizado una alubiada para comer. Allí no hay protocolo, las decisiones se toman sobre la marcha:”, ¿os gustan las alubias blancas?  sí, ¿os gustan las perdices?, creemos que sí, ¿os gusta el escabeche?, bueno eso no sé, ¿es carne o pesado?, nada, nada ya estáis apuntadas, y de postre, rosquillas de anís de la Nieves, que le salen de maravilla”, qué ligerito pensamos nosotras, ideal para la dieta..

Luego a siestear, dónde sea, unos en la propia mesa, otros bajo una parra, y otros metidos en la cama con pijama y todo. ¿Pero así cómo van a bajar las alubias pensábamos  nosotras? Después toca el paseo por los alrededores, andando, bici o coche, a ver pasar la tarde junto al río, o flipar con el atardecer en algún monte cercano. Luego al bar, si lo hay, o a la sede de la asociación, en su defecto, a echar unas rondas y enterarse de los acontecimientos de la jornada. Entre ronda y ronda llega la cena, y después a verbenear……

En los pueblos se verbenea mucho, ya sea en el propio (una vez al año) o en el del lado (otra vez al año) o en cualquiera en un radio de unos 30 kilómetros a la redonda, pero la verbena es un imprescindible del verano en el pueblo. Allí se bebe, se baila, se comen pipas, y se hace pis entre el trigo o tras algún tractor, y vuelta al baile y a la bebida hasta que llega el alba, entonces abre la panadería y a tomar un hornazo caliente relleno de chorizo o jamón, para irse bien templadito y rellenito a la cama y arrullarse con una buena manta.

En la maleta para el veraneo en el pueblo hay que llevar sobre todo básicos, botas, zapatillas, forro polar, algún biquini de cuello alto, sombrero cosechero, bolso cruzado, camisa de cuadros, y por supuesto un top lencero sexy- rural, que aunque difícilmente llegarás a enseñar debido a las bajas temperaturas, vale con que se deje ver levemente por ahí debajo, como si tal cosa, para que se animen un poco los mozos, y de paso dar tema que hablar entre los parroquianos, algo muy importante en el pueblo.

Así cuando consigues que por fin el cuerpo cambie de ritmo y vencer el síndrome de abstinencia de Zara, el verano llega  a su fin, y toca recoger y volver a casa, con buen color, buenas lorzas, un kilo de morcillas, y sobre todo un montón de amigos y de momentos para recordar. Un beso para todos nuestros amigos del pueblo que son la mejor gente que hay, sencillos, comilones, generosos, y muy divertidos. Ahora a esperar la próxima oportunidad para vernos mientras nos recreamos con las novedades para el otoño que trae muchas sorpresas.


Read More

LO QUE NADIE NOS PUEDE QUITAR

Posted on 16, jul 2013 | 1 comment

NUESTRA ACTITUD ANTE LA VIDA

Chicas, el otro día me robaron el móvil.  Si ya sé que es bastante habitual, y más en mi caso, ya me ha pasado unas cuantas veces, (tanto le doy al pico, que descuido las escuadras), pero eso no quita, para que cada vez que pasa, el percance me cause una momentánea desazón imposible de evitar, como si con ese trozo de plástico con vestido de lunares, se fuera además un pedazo de mi existencia. Bueno vale, suena exagerado, pero en el momento me pareció una tragedia, y esa noche dormí mal, no podía dejar de preguntarme, dónde estaría mi bicho, y cómo era posible que de repente tuviera que prescindir de su continente (que cuesta una pasta), y de su contenido (que es irrecuperable), porque cómo era de esperar, nunca había descargado ningún archivo, ni fotos, ni notas, ni agenda, ni….

Nada más despertarme por la mañana, agotada por la duermevela, caí en la cuenta, de que es precisamente a él, al primero que saludo al despertarme, y algunos días también, al último del que me despido al acostarme. Y es que desde hace un tiempo, ese aparatejo se ha convertido en el hombre más importante de mi vida, aunque me cueste reconocerlo, aunque haya temporadas en las que sólo me dé malas noticias, aunque algunas tardes no lo aguante, y le deje abandonado sin vida en cualquier sitio, (para exasperación de mis amigos y familia), aunque todavía no sepa usar el taladro… Pero lo cierto es que estábamos muy unidos, no sólo por lo que me daba, conversación, entretenimiento, contactos, recuerdos, sino porque ha contribuido a que no se siga perpetuando mi lesión de espalda, permitiendo que por fin saque del bolso unos cuántos imprescindibles, como el reloj, el diccionario, un cuaderno (ahora solo llevo uno), la agenda grande (sólo llevo la pequeña), la cámara de fotos, el periódico, el mapa de carreteras, el catálogos de Zara, …con las revistas y los libros no ha podido aún, ¿será por eso por lo que sigue pesando una tonelada?…

En fin, que tengo que confesar, que como la mayoría, me he vuelto bastante dependiente de él, aunque todavía no tanto como todos esos, que cuando se quedan sin móvil acaban en el hospital con palpitaciones y severos ataques de ansiedad como si efectivamente se hubiera producido un hecho catastrófico en su vida, o hubieran perdido a su mujer y a su amante en el mismo accidente. Por eso, y previendo un agravamiento de mi enajenación por el bicho, ese domingo de primavera invernal, en el que de pronto amanecí desconectada del mundo y con un cansancio de mil demonios, decidí, tras el inevitable rato de impotencia y síndrome de abstinencia, que había llegado el momento de plantearme mi actitud ante este hecho y otros tantos de la vida cotidiana, que últimamente tanto me hacían padecer.

Así que de inmediato tome dos decisiones urgentes, la primera, dejar el dramatismo y parar en seco el pensamiento derrotista que me atenazaba, y que me empujaba a contemplar el robo como otro claro signo de mi mala suerte ( últimamente estoy que me salgo de pequeñas desgracias) y tomármelo como una experiencia más, y la segunda, aprovechar la ocasión para experimentar con deleite una día sin móvil, sin llamadas, sin mensajes, sin la crónica en directo de las andanzas de mis amigas, sin el reporte mañanero de mi padre, sin las fotos de las peripecias de mis sobrinos, sin el email del Groupon vendiéndome lacas de uñas, estancias de ensueño, y masajes….

En esas estaba cuando de pronto me di cuenta de una evidencia: todo lo que tenía lo podía perder, del mismo modo en que había perdido él móvil. Entendí que me lo podían quitar, se podía ir por la alcantarilla de la vida, o se lo podían llevar los malos vientos, como le estaba pasando a mucha gente en este país. De pronto fui consciente de lo efímero de la existencia humana y de todo cuanto la rodea, somos perecederos igual que lo son nuestras cosas, nada es para siempre, y además todo puede caducar. Sin embargo, no entendía porque no actuábamos en consecuencia, y seguíamos viviendo como si fuéramos eternos, no nos fuéramos a morir nunca, y cada cosa conseguida fuera para siempre, algunos encima, para ponerle más pegas a la vida, incluso nos agotamos reclamando justicia en un mundo fundamentalmente injusto, y nos negamos a aceptar lo que nos pasa, o lo que no nos pasa, entonando constantemente ese, ¿porqué a mí?, es injusto¡¡¡¡, ¿porqué no a mí? No es justo¡¡¡

La vida no impone ninguna disciplina salvo aceptarla incuestionablemente, porque es la única manera de avanzar. Cuanto más la niegues, peor te irá. Esto pensaba acurrucada en el sillón mientras creía oír mi móvil en todas las esquinas de la casa (¿y si lo  he soñado?) entonces me acordé de una historia que me había impactado mucho. Me refiero a la vida de Viktor Frankl, el famoso Médico alemán autor del libro “El hombre en busca de sentido”. Un prestigioso neurólogo que durante la ocupación nazi fue perseguido y recluido junto a su familia en un campo de concentración. Allí lo perdió todo, su familia, sus pertenencias, su trabajo, y hasta su dignidad…. Pero esta dramática experiencia, aunque indudablemente le supuso grandes sufrimientos, también le dio la oportunidad de estudiar el alma humana a través de las reacciones de los hombres en las condiciones más extremas. Así llego a la conclusión de que efectivamente el hombre podía perder todo menos una cosa: “A un hombre le pueden robar todo menos una cosa, la última de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias”.

Con esta sencilla frase, Frankl nos descubre el secreto de la vida: tener las riendas de nuestra ACTITUD que no de nuestras circunstancias, (porque casi siempre se escapan a nuestro control), nos dará la libertad. La actitud ante la vida diferenció a los hombres en aquel campo de padecimientos, en el que algunos se adaptaron, y hasta consiguieron ayudar a los demás, y otros languidecieron ante sus terribles condiciones, la actitud diferencia también a los pueblos africanos que sonríen cuando no tienen nada mientras los occidentales lloran cuando pierden algo, y la actitud diferencia aquellos que se reponen de los reveses de la vida, de los que se quedan anclados a ellos preguntándose, ¿porqué yo?, es injusto¡¡¡.

Por eso, chicas, lo tengo claro, hay que ponerse guapa siempre, disfrutad de lo que tienes, y cuando las cosas se tuercen, mantener la mejor actitud posible para ver lo que podemos sacar, porque eso nadie nos lo puede quitar. Qué os parecen estos modeletes para poner una sonrisa al buen tiempo???



Read More

CASA DECOR 2013

Posted on 7, jun 2013 | 0 comments

LA EDICIÓN MÁS BRITISH, CINEMATOGRÁFICA Y POLIFACÉTICA

Chicas, el domingo pasado hicimos por fin nuestra visita anual a Casa Decor. La verdad es que ese día, había salido finalmente en Madrid, una de esas mañanas espléndidas, en las que la calle parece llamarte a gritos con su atractiva oferta de buena temperatura, sol radiante, y ambiente primaveral, (sobre todo después de esperar casi mes y medio a que la primavera hiciera su aparición), pero no obstante, y pese a que nos moríamos literalmente por sentarnos en una terraza a tomar un poco el sol sin pasar frío, decidimos que era más urgente, descubrir de una vez por todas, los tesoros que escondía la 48 edición de la exposición Casa Decor.

Así que, de buena mañana, y sin llevar el abrigo puesto por primera vez en muchos días, nos fuimos directas al edificio de la antigua Embajada Inglesa, (ahora trasladada a Torre Espacio) en pleno barrio de Almagro en Madrid. Esta vez, nuestra curiosidad, no sólo se refería a la decoración interior de la exposición, sino que también incumbía el exterior, ya que no habíamos sido capaces de ubicar en nuestro recuerdo de la calle Fernando el Santo, (tan señorial y de típica arquitectura burguesa del XIX), el moderno y funcional edificio donde se celebraba, pese a haber pasado por allí mil veces.

Así que al llegar, el primer impacto que tuvimos fue descubrir, que efectivamente como habíamos visto en la web www.casadecor.es, se trataba de un espectacular edificio de forma circular, construido en la etapa del brutalismo arquitectónico en los años 60, que pese a la rotundidad de sus materiales, (hormigón y granito), pasaba desapercibido al viandante, pero que sin embargo, producía el efecto contrario en el visitante, ya que una vez traspasada la garita, aparecía por arte de magia como una gran nave espacial que parecía gravitar sobre nuestras cabezas. Quizá porque los edificios circulares tienen siempre un marcado carácter de encuentro, reunión, o foro, o simplemente porque como pudimos saber después, su arquitecto, el inglés W.S Bryant, se había inspirado en una plaza de toros para su diseño, el continente invitaba a mirar el contenido.

Por ello, lo segundo que nos llamó la atención, casi más que el espacio exterior más próximo a la entrada, donde un MINI azulón daba la bienvenida desde un decorado psicodélico con los colores de la bandera británica, fue sin duda, el gran patio central convertido en cafetería, en el que de inmediato, decidimos obsequiarnos con un cafetito, para poder explorarlo intensamente. También al estilo puramente British, pero más del tipo Portobello que Oxford Street, este patio cubierto para la ocasión, se componía de una armoniosa mezcla de mobiliario vintage de distintas épocas, piezas de diseño actual, e interesantes esculturas, sobre las que destacaba una gran pieza central con el logo de Channel, (el café riquísimo).

Puesto que la antigua embajada tenía hasta 50 oficinas, y otros tantos espacios más de servicio, la exposición se desarrolla ininterrumpidamente a lo largo de todos ellos, en un recorrido bastante más intuitivo que otras veces, seguramente por aquello de ir haciendo círculos, empezando por el aro exterior y terminando en el superior, sin dejar un hueco sin colonizar por las propuestas creativas de los más de cien profesionales entre interioristas, arquitectos, artistas, paisajistas, y decoradores que han colaborado en el proyecto, en el que además, se pueden encontrar los últimos materiales y soluciones en papeles pintados, maderas y pavimentos.

Así nosotras fuimos recorriendo los espacios, en un apasionante paseo por lo arquitectónico,  lo decorativo, y lo casi cinematográfico (estilos desde lo James Bond a Mad Men, pasando por Sexo en Nueva York o Amelie),  con una gran profusión de obras de arte de todos los estilos (por primera vez las galerías de arte se han dejado ver con sus piezas más domésticas y creativas).

Así que al salir volvimos a posponer lo de la terraza, y nos fuimos directas a un puesto de la ONCE a probar suerte, por si algún día pudiéramos tener alguna de esas maravillosas piezas en nuestra casa.

Os recomendamos encarecidamente la visita porque merece la pena. CASA DECOR, CALLE FERNANDO EL SANTO 16, hasta el 23 de junio todos los días de 11 a 21.

Read More

ALASKA

Posted on 22, may 2013 | 0 comments

EL PUNK VUELVE A ESTAR DE MODA Y LA DIVA SE REINVENTA OTRA VEZ

Chicas, han tenido que pasar casi quince años para que por fin pudiéramos cantar a voz en grito junto a Alaska, aunque sin sus Pegamoides, pero bien acompañada por los músicos del grupo Fangoria, el mítico tema de los noventa, “Donde está nuestro error sin solución, fuiste tú el culpable o lo fui yo, ni tu ni nadie, nadie, puede cambiarme”. Ese temazo tantas veces entonado durante nuestra adolescencia, y cientos de veces más después de esta, que hoy sigue vivo, coleando, y marcando el ritmo en todo tipo de garitos, fiestas y saraos varios.

Del mismo modo que sigue viva, vibrando, cantando, bailando, emocionando y llevándose al público de calle a sus cincuenta tacos, Olvido Gara Jova, conocida como Alaska en el mundo musical, la auténtica reina de la movida madrileña desde los ochenta, primero con Kaka de Luxe, luego con los Pegamoides, después con Dinarama, y más tarde, junto a su eterno compañero de andanzas musicales Nacho Canut, en Fangoria, con quiénes esta temporada presenta nuevo álbum, bajo el título Cuatricromía. Un disco en cuatro partes, con temas nuevos, temas no tan nuevos, y algún clásico, para el que han sido necesarias distintas producciones, (una por cada estilo), y distintos colores para distinguirlos, azul para el pop, magenta para el rock, amarillo para la música electrónica, y blanco para los temas góticos.

El concierto en la Sala Price de Madrid fue un acontecimiento brillante, aunque intimo y sin grandes pretensiones, con un público entregado, y un repertorio musical de lo más variado, para no defraudar los gustos de tan ecléctica clientela. Nosotras, disfrazadas de rockeras para la ocasión, lo pasamos en grande, cantando, bailando y observando la fauna ibérica, que comprendía, desde los ochenteros de todas las tendencias, pasando por la comuna gay que nunca les falla, hasta los nuevos fichajes juveniles herederos del neopunk, e incluso una nutrida representación del frente de juventudes octogenario, que situados en la mejor zona, no perdían comba de cuanto allí pasaba.

Tanto los unos, como los otros, como nosotras mismas, pudimos comprobar en vivo y en directo, que nuestra bruja favorita de la bola de cristal, se ha vuelto a reinventar, y que, no sólo está en plena forma a sus cincuenta primaveras, sino que además, todavía tiene mucho que decir, que provocar, y que enseñar. Mientras tanto entre bambalinas, un electrizado y poseído Mario Vaquerizo, se removía como un animal en celo, siguiendo a ritmo de espasmo y con una birra siempre en la mano, los pasos de su mujer por el escenario, acompañada de cuatro imponentes, ambiguos y excesivos bailarines, que lucían más carne que tela, y más tela que vergüenza.

Fiel a su estilo pero siempre nueva, Alaska, enfundada en su segunda piel de cuero negro, nos volvió a dar una lección de personalidad, autoconfianza, trabajo duro, y falta de complejos, (esos tabúes que paralizan a la mayoría, pero que nunca han podido con ella), dejando claro que, aunque no es especialmente guapa, no es alta, no tiene un tipo espectacular (de hecho vuelve a estar a dieta), no tiene una grandísima voz, no es hija de cantante, no se ha formado en las grandes escuelas internacionales, ni hubiera ganado jamás Operación Triunfo, tiene todo lo que se necesita para triunfar: seguridad, inteligencia, actitud, dedicación, y un marido folclórico para hacer las delicias del mundo de la farándula.

Así que chicas, no os olvidéis nunca de Olvido, porque es el perfecto ejemplo del éxito basado en la pasión, el amor, y el trabajo en equipo. Además hemos descubierto tres de sus más guardados secretos: el primero es que una de las octogenarias del concierto era su madre, con quién hace años tuvo sus más y sus  menos, pero que ya hace tiempo que se convirtió en una de sus principales funs, dos, que le gusta el vintage tanto como a nosotras, porque la volvimos a ver de la mano de su chico en el desembalaje de antigüedades de Madrid, y tres, que lo suyo es el pensamiento positivo, no tomarse la vida demasiado en serio, reírse  mucho, y como dice en su nueva canción, “No quiero más dramas en mi vida, sólo comedias entretenidas”….  Así que atreveros a ser positivas y a sacar vuestro lado más punk

Read More
Página 3 de 912345...Última »

bloglovin