Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

CAMBIO DE TERCIO

Posted on 13, may 2014 | 0 comments

¿LE DAMOS LA VUELTA A LA CASA?

Que por mayo era por mayo cuando aprieta el calor…

Chicos, cuando éramos pequeñas, todos los años durante el mes de mayo (a veces junio, dependiendo de la llegada del calor y no de los anuncios del Corte Inglés) nuestra madre hacía un gran cambio en casa. Pero no os vayáis a creer que se trataba de un cambio real, con obras, nuevo mobiliario, y gastos varios, sino que se trataba más bien de un cambio ilusorio sin inversión, ni adquisición alguna.

Para ello simplemente se limitaba a cambiar los muebles del salón de sitio, retiraba alguna alfombra, lavaba las cortinas, (que parecían distintas sin el polvo del invierno), y ponía sobre la mesa un jarrón con lilas, cortadas de un jardín vecino, creando un ambiente totalmente distinto.

 A veces para despistarnos aún más ( lo hacía siempre sin testigos para que nos lo encontráramos de sopetón al volver del colegio), incluso intercambiaba alguno de los cuadros de un lugar a otro, (dejando el correspondiente cerco del anterior), y retiraba el sofá orejero, que en invierno clausuraba una de las puertas de acceso (había dos) para ahorrar en calefacción, de forma que durante el verano estuvieran accesibles y abiertas las dos puertas para hacer más corriente, como decía ella ( a esto ahora le llaman sostenibilidad, pero en ella era más bien instinto natural de adaptación al medio)

 Entonces nosotros, los habitantes fijos, y también los esporádicos de la casa, que éramos unos cuántos, entendíamos inmediatamente que se daba por inaugurada la temporada primavera-verano, y por tanto teníamos claro que muy pronto llegarían dos nuevos cambios más: uno, en cuanto al impertérrito menú semanal que por fin tenía algún cambio, las lentejas eran sustituidas por la ensaladilla, la sopa por el gazpacho, las judías verdes por la ensalada campera, y el segundo en cuanto al tendedero de la ropa, que del interior pasaba al exterior, dejando libre un lugar de paso bastante concurrido en las horas punta.

 A  nosotras, dignas herederas de las tradiciones (bueno esto jamás seria respaldado por nuestra madre que en estos temas nos cree hijas exclusivas de nuestro padre) nos gusta eso del cambio de temporada, aunque con ciertos matices (algo nuevo tiene que caer y algo viejo tiene que desaparecer, a veces simplemente nos lo intercambiamos como la ropa), así que cuando asoman los primeros calores, enseguida nos lanzamos con unos cuántos cambios, como los cojines, la alfombra, los mantelitos, alguna planta, etc

Es como una especie de mudanza, una renovación que ayuda al cuerpo y al alma a adaptarse a la nueva estación, a cambiar de aires (de esto ya os hablaremos más adelante) de momento para abrir boca os invitamos a que os inspiréis con estos espectaculares espacios…

 

Read More

VIENTOS DEL NORTE PARA EL OTOÑO

Posted on 18, nov 2013 | 1 comment

¿Que tienen los nórdicos que no tengamos nosotros?

Chicas está claro, este otoño soplan vientos del norte. Pero si os queda alguna duda, solo tenéis que asomaros a cualquier escaparate de Zara (www.zara.com), o a la edición limitada de los nuevos muebles de Ikea, o siquiera ojear la edición otoñal de cualquier revista, y veréis como los diseños de estilo nórdico arrasan, tanto para la casa, el armario, la oficina, o la cama. De hecho en esta época del año, no hay nada mejor que dormir debajo de un buen nórdico (nos referimos al edredón, mal pensadas¡¡), llevar encima uno de esos nórdicos amorosos que abrigan y sientan de maravilla, (…ahora a un jersey), o dormir la siesta sobre un confortable nórdico, (es evidente que nos referimos el sofá globo de Aarnio o el sillón huevo de Arne Jacobsen).

Quizá sea porque nos hemos quedado heladas con la subida del gas y la luz, o porque los días son cada día más cortos y las tardes más frías, o simplemente que necesitamos descansar de tanto reggaeton veraniego, pero el caso es que estamos como locas con esta nueva influencia otoñal, y no vemos el momento de hacernos con alguno de sus básicos, aunque sea un miserable cojín de peluche, una de esas faldas de lana gris de corte perfecto, o un poco de ese civismo que tanto practican ellos, y que tan bien nos vendría a nosotros, y ya que estamos, no estaría mal hacernos con un buen nórdico de carne y hueso que nos abrigue como Dios manda.

Porque si algo tienen los nórdicos, además de ser guapos y abrigar mucho, es que son  capaces de crear espacios como ellos mismos, luminosos y ordenados, llenos de muebles de diseño pero a la vez útiles, confortables y funcionales, ( o sea que además de estar bien pensados, están bien hechos…en España nos cuesta encontrar las dos cosas a la vez), porque sólo ellos consiguen hacer que lo básico y lo sencillo, sea único y excelente, convirtiendo así cualquier objeto cotidiano en una pieza de culto, o  una simple tarde de otoño en un momento de gloria.

Aunque a nosotros, españoles de alma caliente, lengua larga, y tez morena, los nórdicos nos parezcan más bien fríos, reservados, aburridos y demasiado blancos, la realidad es que en algunas cosas nos dan bastante envidia, y no sólo por la buena pinta y los muebles de diseño, que eso, en parte, ya lo tenemos solucionado gracias a Ikea, (de paso nos han enseñado a montarlos y a aprovechar el espacio), sino sobre todo, porque son ellos y no nosotros, los que gozan de un privilegiado primer puesto en la lista de sociedades de mayor calidad de vida gracias a sus políticos no corruptos, pero también gracias a la aportación de sus ciudadanos.

 La verdad es que si hacemos un poco de autocrítica, y miramos a la España que nos rodea, llegaríamos a la conclusión de que esa “envidia” tan española hacía el sistema económico y social nórdico, se puede circunscribir casi exclusivamente a la parte de los derechos, allí tienen grandes coberturas sociales, seguridad social con amplias prestaciones, largas bajas por maternidad y paternidad, educación pública de calidad y gratuita, pensiones decentes… más que a los deberes que estos derechos suponen para sus ciudadanos.

Para empezar allí todos pagan impuestos (y muy altos), aquí sólo unos cuantos, para seguir allí consideran el espacio público cómo propio, si no tiran un papel en su salón tampoco lo hacen en la calle, aquí en cambio algunos usan la calle como vertedero, allí la atención sanitaria cubre todo, pero la utilizan sólo cuando la necesitan, aquí como es gratis, más de uno aprovecha para rellenar el cajón de las medicinas; allí la igualdad social es un hito, aquí una etiqueta que casi nadie quiere cumplir, allí creen en las nuevas tecnologías, aquí solo creemos en el ladrillo, allí respetan la ley y tienen pocos pleitos, aquí es un deporte nacional.

En fin que aunque sabemos que no todo el monte es orégano, y que seguramente ellos también tendrán lo suyo, de vez en cuando nos vendría bien tomar un poco de nota sobre lo que nos toca, y no sólo porque nuestros políticos sean mil veces más corruptos que los suyos, sino porque además sus ciudadanos también hacen sus deberes, y eso que ellos con su clima infernal no pueden disfrutar de lo público ni la mitad que nosotros.

Por eso, desde aquí os proponemos que por un ratito os dejéis atraer por lo nórdico, que bien combinado con nuestra estética mediterránea podría ser la mezcla perfecta, y si no que lo digan estos 

Read More

50 SOMBRAS DE GREY

Posted on 26, abr 2013 | 0 comments

El cuento sexo-erótico que excita a las mujeres españolas

Chicas todo empezó en una cena, cuando alguien dijo, “me pongo cachonda leyendo en el autobús “ y la otra añadió, “yo cuando mis hijos se van a la cama, me hago dibujos para entender mejor las posturas, y practicar después con mi marido”, y hasta una tercera, “me he leído los tres volúmenes en una semana, las escenas de sexo varias veces”….Vaya aquello si era una novedad, en estas cenas de amigas solemos hablar de temas bastante prosaicos, como dietas, alergias, pañales, suegras, jefes….en alguna ocasión excepcional incluso hablamos de tíos, pero de sexo,… ¿cuándo hemos hablado nosotras de sexo?, ¿qué está pasando?.

Parece que la primera novela de la inglesa Erika Leornard James, productora de televisión y hacendosa madre de familia, está causando estragos, no sólo porque ha sido el fenómeno literario de la temporada, alcanzando cifras récord de ventas en todo el mundo, sino porque además ha conseguido destapar la caja de pandora de las mujeres, y dejar escapar uno de los secretos mejor guardados: la  existencia de una sexualidad femenina distinta de la masculina. A ELLAS también les gusta el SEXO.

 Para nosotras, la trilogía 50 Sombras de Grey, ha inaugurado, sin duda, un nuevo género literario, ya que su autora, aunque recién estrenada en estas lides (nos referimos a las literarias, de sexo parece saber un rato), ha dado con la fórmula mágica para que las mujeres de medio mundo aprecien, de una vez por todas, las bondades de la novela erótica, hasta ahora reservadas para una pequeña minoría.

En su receta mágica, encontramos, al menos, tres ingredientes fundamentales, por los que, en nuestra opinión, la escritora ha dado en el clavo para llevarse de calle a las tías, y de paso hacerse rica. Lo primero, concebir un cuento de amor romántico al más puro estilo Disney, con su príncipe, su cenicienta, y su bruja mala, lo segundo, integrar el sexo con maestría, a través de una descripción minuciosa y sin tapujos de los encuentros sexuales entre los protagonistas, pero contada desde la sensibilidad femenina, no desde la masculina, y lo tercero, terminar con un típico final feliz de peli de domingo por la tarde, en el que todos los personajes consiguen cumplir sus sueños al mismo tiempo…y fueron felices y comieron perdices.

Christian Grey es el candidato perfecto a príncipe azul, joven, millonario, muy guapo, extremadamente apuesto, y cómo no, con un trauma infantil que sólo la mujer adecuada podría curar. Asimismo, y en esto no tenemos más remedio que aplaudir la habilidad de la autora, el príncipe, (que no sólo es azul, sino también verde), es un auténtico experto en prácticas sexuales, pero no uno de esos expertos al uso, (la mayoría de los hombres creen que lo son, bueno, también están convencidos que te saben tocar….), sino uno de verdad, con titulación máster y especialización en placer sexual femenino, gracias a varios años de arduo estudio con una entrenadora personal de mediana edad, adicta a los placeres más perversos….

Por otro lado, Anastasia Steele, la modesta cenicienta, es igualmente un personaje estereotipado de Disney, joven, muy guapa, discreta, independiente, madura, y por alguna razón inexplicable, todavía virgen a los 21, pese a tener una caterva de pivones suspirando por sus huesos, y una compañera de piso bastante más iniciada en las prácticas sexuales. Su vida sin embargo, dará un giro de 180 grados cuando se encuentre con el príncipe, y su cuerpo, hasta entonces territorio inexplorado, pasará a terreno conquistado y abierto a todas las posibilidades.

Cómo buena novela en registro cuento, una tiene que acostumbrarse desde el principio, a todo ese mundo de personajes guapos y exitosos, donde los feos no están permitidos, los guapos además son listos, y los malos, acaban siempre entre rejas o aislados. Así durante la lectura de la novela, enseguida pudimos comprobar, que nunca pasaríamos el casting para princesas del sexo, ni por lo físico, ni por lo mental. Pero ni nosotras, ni casi nadie, porqué ¿a cuántas tías conocéis cuya  primera experiencia sexual fuera buena? . Muy al contrario esta suele ser de esas cosas que difícilmente salen bien, no sólo porque una se tiene que enfrentar por primera vez al desnudo integral de un cuerpo que todavía no ha aceptado del todo, y que encima ese día, según la ley de Murphy, amanece lleno de granos, sarpullidos o con un brote celulítico inesperado, sino porque además tiene que hacerlo enfrente de un tío y pasar la prueba de fuego.

Si encima, esta primera experiencia chispas, en lugar de tenerla con un veinteañero medio borracho con granos y pinta de friqui, en la parte trasera de su Seat Panda sin asientos reclinables, como es lo habitual, la tienes que pasar con un pivón de cuerpo perfecto, olor sobrenatural, y millones saliéndole por las orejas, en su suntuoso ático de lujo en Seatle, la cosa sólo podría acabar en temblores, compulsiones, o diarrea. Por no hablar de la inevitable contracción de tu cuerpo fruto de la tensión ambiental, sólo comparable a la que tenías cuando eras pequeña en la consulta del practicante a la vista de la aguja de tu primera inyección.

Y aunque el tío se lo montara infinitamente mejor que el veinteañero, y supiera perfectamente la tecla que tocar y como tocarla, sin parecer que está sacando brillo a la tapicería del coche o buscando el tesoro de Tutancamon debajo de tu sujetador, la intimidación que con toda probabilidad te produciría la mera presencia de un tipo de ese calado y experiencia, y encima desnudo, jamás te dejaría concentrarte en el placer, a menos que en lugar de copita de vino, como ella, te hubieras bebido la botella entera. Pero lo peor de todo, y la razón por la cual Anastasia Steele jamás podría ser nuestra amiga, no es por la envidia que la tendríamos ante tanto sexto y tanta pasta, sino por su declarada aversión por la ropa, su odio a ir de compras, y dejar que todo ello lo decida otra persona. Así que para celebrarlo, os dejamos unas cuantas propuestas por si vosotras tampoco tenéis personal shopper, ¡ni maldita falta que os hace!

Read More

MI GRAN BODA VINTAGE

Posted on 15, mar 2013 | 0 comments

¿Por fin están cambiando las bodas?

Chicas está claro, los tiempos de las bodas hoteleras con cóctel de canapé, menú de cuatro platos, y baile con Paquito el chocolatero están a punto de espirar. Esperemos que se lleven también unas cuantas rémoras del pasado más casposo de las bodas a la española, como el pastizal que suponen para contrayentes e invitados, los disfraces de 700 euros que se planta la gente, y sobre todo, la parafernalia que comportan de eventos varios dentro del propio evento ( sesión de saludos, sesión de posado para fotos, sesión de discursos vacíos, persecución de los posibles siguientes contrayentes??), haciendo olvidar a la audiencia el motivo principal de la congregación, o sea la declaración de amor de la pareja. Como en el resto de ámbitos de la vida, cuando suenan campanas de boda, plegamos a la creencia social impuesta, nos descargamos de la red el manual de bodas perfectas, montamos un sarao pretencioso, que poco o nada tiene que ver con nosotros, y lo llenamos de gente a la que casi no conocemos. Si algún avezado decide montar algo distinto, mas a su gusto y convicciones, la tropa le pone a caer de un burro alegando que no ha cumplido con su parte del trato, el famoso ojo por ojo, si yo….entonces tú…. Pese a todo, las modas cambian y de vez en cuando nos traen aires nuevos, (o viejos, porque a veces no es el futuro, sino el pasado el que trae las respuestas), que nos resultan más coherentes y cuadran más con nuestro estilo. Con esto no estamos alentando la dilapidación de todos los ritos, ni siquiera unos pocos, pero sí que la gente haga las cosas a su manera, como le pida el cuerpo, y que lo comparta de la misma forma, ¿por qué no me puedo casar haciendo una merienda en el campo, o con una fiesta de globos tipo cumpleaños?. Aquí tenéis una boda personal, en un sitio sencillo y con encanto, ¿os imagináis cómo irá vestida la novia?. En fin que como dicen por ahí en algún Twitter  ” Odio las bodas, los ancianos siempre me dicen eso de, tú serás el siguiente. Empezaré a decirles lo mismo en los funerales, para que sepan qué se siente”….

 

 

Read More

bloglovin