Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

TEMPORADA MODA OTOÑO A 30 GRADOS

Posted on 6, oct 2014 | 1 comment

¿HAS ELEGIDO TU ABRIGO YA?

Soy una taza, una tetera, una cuchara y un cucharón…

 Chicas, como todos los años en esta época, ya estamos como locas con la temporada (pero no la de Fútbol, ni la de Baloncesto, ni la de setas, sino la de moda otoño- invierno 2014). Especialmente este año, que octubre ha llegado vestido de camuflaje con treinta grados bajo el brazo, como si en lugar del otoño fuera a empezar el verano. Por si no teníamos bastante con el trabajo, ir viendo cada mañana como se va nuestra piel morena por el sumidero de la ducha, y soportar a los niños con la ya instaurada rutina escolar, ahora encima tenemos que hacerlo sudando.

 Así que no se nos ha ocurrido nada mejor para combatir el calor, la desidia y la crisis postvacacional, (antes de matar a los niños o emprenderla a golpes con Montesdeoca), que darnos una vuelta por Zara y ponernos al día en lo que se lleva este año.

Aunque desde el escaparate ya se puede intuir el cambio de temporada, a tenor del invernal atuendo con que las maniquís allí congregadas te miran impávidas y ajenas al calor circundante; es al traspasar el umbral de las puertas de la tienda cuando esa sensación se convierte en certeza, “en Zara ya es otoño y casi invierno”, al ser recibidas por una temperatura más que otoñal, nada adecuada al escueto atuendo con el que todavía vamos vestidas para afrontar estos calores.

 Así nosotras, todavía en zapatillas y shorts de entretiempo no pudimos evitar el escalofrío inicial que nos produjo el choque térmico y que nos obligó a buscar calor inmediatamente, primero abrazando nuestros bolsos de mano, (ante la imposibilidad de abrazar a los empleados de la tienda que no están tan buenos como los de Abercrombie, todo hay que decirlo), y luego ir probándonos todos los abrigos y chaquetones que fuimos encontrando a nuestro paso.

  Os tenemos que confesar que previamente a esta visita a la tienda física habíamos hecho la correspondiente exploración en la tienda online y preseleccionado algunos modelos para nuestra lista de favoritos. Un error muy común entre la gente que se conoce poco, o que ignora totalmente que no siempre las cosas que les quedan bien a las modelos de veinte años, uno ochentaicinco y 50 kilos de peso, le quedan igual de bien a otras complexiones físicas y personales más del montón.

 Seguramente por eso nuestro primer fichaje de abrigo, uno semi largo con grandes solapas y cinturón en color camel no produjo el resultado esperado, una vez instalado en nuestros menudos cuerpos serranos. Así que no tuvimos más remedio que admitir nuestro desacierto con la elección al ver nuestra facha en el espejo convertida en un aparato de cocina, “soy una taza, una tetera, una cuchara, o un cucharón, un plato hondo, un plato llano, un cuchillito, o un tenedor, soy un salero, azucarero, batidora, soy una hoya expres chu, chu”, todo esto con coreografía incluida.

 Pero tranquilas, que no todo estaba perdido, pues tres abrigos más tarde, y pese a que se trataba de uno que no estaba precisamente en nuestra lista top, hallamos un abriguito peludo y de color indefinible que nos encajaba como un guante ( por cierto a la modelo del catálogo le queda regular tirando a mal). Luego salimos corriendo para no aniquilar el presupuesto en un solo día, pero contentas con nuestros tres hallazgos, a saber:

Moraleja 1. A nadie le queda todo bien, ni siquiera a las guapísimas modelos de veinte años.  Moraleja 2 – Seas como seas en Zara hay algo para ti (Amancio deberías pagarnos por esto y ahorrar un poco en aire acondicionado…) , Moraleja 3.- por fin hemos encontrado una utilidad a las canciones del canta juegos.

Chicas animaros con la temporada de otoño!!!

 

Read More

SACA TU MENTE A PASEAR POR EUROPA

Posted on 31, ago 2014 | 1 comment

DESCUBRIENDO AMSTERDAM Y SUS “MONUMENTOS”

Chicas, nosotras lo tenemos claro, un par de veces al año hay que escapar, y no nos referimos a las consabidas vacaciones familiares con niños, palas y colchonetas; ni a esas escapadas formato luna de miel en las que las parejas se dedican durante una semana entera a ir de la tumbona a la cama con parada y posta en la barra del bar frente a un mar azul turquesa y pulserita multidiversión (que para eso hay que tener pareja, amor y carecer de cartucheras y manchas en la piel). Nos referimos más bien a esas escapadas urbanitas que tanto nos ayudan a abrir la mente porque sólo entonces podemos comportarnos y vestir como verdaderas adolescentes y deambular por la ciudad sin rumbo fijo y sin importarnos lo que pueda pasar, eso sí, sin olvidar nuestro lado más madurito a la hora de seleccionar los mejores lugares, garitos y monumentos.
Para ello es imprescindible escoger una ciudad bonita, paseable y que ofrezca un extenso rango de posibilidades de descubrimiento entre sus calles: museos, galerías, tiendas, bares, etc. que además tenga un buen mercadillo en el que rastrear tesoros vintage, y que por supuesto, ofrezca una buena variedad de monumentos artísticos (incluyendo los de carne y hueso) con los que deleitar la vista y de paso estudiar las particularidades y costumbres del equipo local (que el visitante ya lo tenemos muy visto). Si la ciudad tiene río, mucho mejor, porque así podremos entretenernos también con las “monumentos” flotantes mientras recorremos sus orillas en busca de esos grotescos e innecesarios souvenirs que llevar de regalo de vuelta a casa (el imán para tu suegra, la postal de tu madre y el dedal para el freky de Jesús)
Para este tipo de escapadas la compañía es básica, aunque no importa si vas con pareja, familia o amigos, es imprescindible que estos sean de espíritu curioso, no les importe perderse de vez en cuando, y sobre todo, no se asusten cuando tengamos que inmortalizar a toda prisa en nuestras cámaras algún monumento de carne y hueso que pase por nuestro lado luciendo palmito a bordo de su bicicleta (estos souvenirs sí que no tienen precio). El alojamiento por descontado debe ser céntrico y bien comunicado, nada de alrededores (a no ser que en la zona se concentren algunos de sus “monumentos”), y preferiblemente en forma de apartamento (lo más cool posible para poder enseñar las fotos a tus amigas).
Amsterdam puede ser una estupenda posibilidad, es una ciudad bonita, divertida, creativa y  llenita de “monumentos”. Recorrer sus impresionantes canales andando o en bicicleta puede traeros todo tipo de gratas sorpresas, (allí si podemos convertirnos en quinceañeras por un rato así que haceros con unas buenas sneakers). Su acertada mezcla de fantásticos edificios antiguos y modernos sólo tiene parangón con la idéntica armonía en que su variada y rica fauna local convive pacíficamente en plena apoteosis de modernidad pero sin olvidar su importante legado histórico.
De hecho en Amsterdam se encuentran algunos de los mejores museos del mundo (Rijksmuseum, Van Gogh Museum, Hermitadge),y como no, cuenta con algunos de los mercadillos de objetos variados más interesantes de Europa (Noordermarkt, o el Watterlooplein ) que harán las maravillas de las más voraces buscadoras de piezas únicas.
De su barrio vintage (el Jordaan) solo deciros que guardéis tiempo y dinero para recorrerlo en condiciones y visitar algunas de sus tiendas y garitos (no os volváis locas con los Sex Shops porque ya los hay en España, aunque siempre merece la pena visitar alguno de las más emblemáticos ), ojo porque ésta es buena zona para ver monumentos andantes, así que estaros al loro y con el móvil cargado para no perderlos de vista e inmortalizarlos como se merecen (o más bien como tú te mereces, esto sí que debería ser patrimonio de la humanidad!!)
Aunque seguramente ninguna seáis una cotilla empedernida de vidas ajenas, sólo mencionaros, por si acaso, que en Amsterdam las casas no suelen tener cortinas, así que mientras recorréis las calles de la ciudad también podéis recorrer los salones y habitaciones de sus habitantes (siempre con actitud antropológica, por supuesto). Además como en el centro no hay casi hoteles, os recomendamos uno de estos apartamentos decorados con estilo holandés a buen precio (www.friendlyrentals.com). Allí podréis sentiros como autenticas locales y son muy útiles para juntarse al final del día y hacer recuento de experiencias, adquisiciones y documentos gráficos.
Nosotras ya estamos planeando nuestra próxima visita, Amsterdam es una ciudad viva y cambiante que en cada ocasión tiene cosas nuevas que ofrecer, ¿A que no os atrevéis a bailar por toda la ciudad?

Read More

DISELO CON FÚTBOL

Posted on 3, jun 2014 | 0 comments

TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN EFECTIVA

Chicas, seguro que os acordáis cuando de pequeñas nos contaron eso de que para lograr una comunicación efectiva sólo era necesario un emisor, un receptor y un mensaje, y que siempre que el mensaje llegara al receptor con claridad, la cosa estaba hecha (se asumía que ambos emisor y receptor hablaban el mismo idioma),” Escucha cariño es nuestra canción. Pero mi amor si es el himno de la champions. Tu calla que le estoy hablando a la cerveza”. Seguramente también recordaréis, cuando poco después de tamaña lección, casi todos descubrimos con cierta desazón, que se trataba de una verdad a medias, porque no siempre que se daban estos tres elementos, y alguno más, (emisor y receptor podían tener una estrecha relación, incluso ser de la misma familia), se producía la comunicación eficiente, “la madre le dice al niño: estudia, y el niño entiende: es tú día, y se va a jugar al fútbol”.

De ahí que poco después de comprobar la ineficacia de la fórmula, algunas/ os, no tuviéramos más remedio que poner en marcha otras formas de comunicación mucho más creativas y sofisticadas-indirectas, telepatía, mensajes cifrados, miradas intencionadas-, fruto de las cuales nació la floreciente escuela de comunicación: ”Mensaje subliminal femenino”, que tantas adeptas sigue cosechando hoy en día pese a la total confusión que su uso suele provocar en determinado grupo de receptores ( “Pero cariño si es que no lees las señales que te lanzo. Mari yo los únicos lanzamientos que entiendo son los de Ronaldo, pero tranquila ya te he comprado el anillo de Eroski que tanto querías…. ¿cómo que Eroski, Manolo?, era Swarovski ”).

Además, y esto es lo mejor, también nos convencieron de que para comunicarnos bien solo era necesario expresarse correctamente, utilizar las palabras adecuadas, y desarrollar una mímica gestual congruente con el mensaje, “Cariño, creo que estás obsesionado con el fútbol y me haces falta. ¿Falta, qué falta?, si ni te he tocado”, pero se olvidaron de decirnos que a veces estas palabras, sobre todo las que expresan sentimientos, no tienen el mismo significado para unos que para otros: definición femenina de noche perfecta: velas, música, champan y mucho amor, definición masculina de noche perfecta: fútbol, chuletón, magreo y revolcón.

Pero es que aquí no acaba la cosa, esto sólo es la punta del iceberg, porque para los que de verdad se comunican eficientemente, hay mucho más. Para empezar ellos observan al interlocutor para descubrir qué tipo de mensaje entienden mejor, ya que aunque algunos prefieren las palabras bien escogidas, “ser del Barça significa: magia en el campo, pasión en la grada y respeto en la calle”, otros sin embargo entienden mejor las imágenes, “ser del Madrid es el color blanco que nos une, es el Bernabeu en un día grande, es la vitrina con las copas.. “, mientras que a otros lo que les llega de verdad son las sensaciones, “ser del Atleti es un sentimiento, para saberlo realmente tienes que haber llorado dentro del Calderón”.

 Pero si además lo que buscamos con la comunicación es convencer y obtener resultados, la clave del éxito según los expertos, estará en la medida en que seamos capaces de entender el mapa mental del otro y conectar con él, ese disco duro integrado personal e intransferible que cada uno llevamos por defecto, y con el que inevitablemente filtramos la realidad, por eso a veces de un mismo hecho percibimos cada uno una cosa distinta (“¿cómo te das cuenta cuando un hombre es feliz? Cuando grita gol”).

 Por eso chicas, es tan inútil empeñarnos en tener razón y desgastarnos intentando imponer nuestro mapa de la realidad a otros en lugar de intentar entender el suyo y desde ahí buscar el acercamiento, y si para ello te tienes que poner la camiseta, salir al campo y llorar a moco tendido en el Calderón, o ponerte ese pijama blanco que no le sienta bien ni a Claudia Schiffer mientras te comes un merengue, incluso decir visca y llamarte culé, que suena a rayos y centellas, pues vas y lo haces ( porque lo de la cerveza y el bocata nos une sin sacrificios), y si aún así la cosa sigue sin funcionar, pues vas y se lo dices clarito y en su mapa para que te entienda, “ Cuando no se juega bonito, cuando no hay proyecto, cuando no hay equipo, se cambia de entrenador. Son ciclos cariño, ciclos, y nuestro ciclo no da para más”. (Postdata si esto lo lee un chico poner Zara donde pone fútbol)

Read More

OPERACIÓN TRIKINI

Posted on 20, may 2014 | 1 comment

RESUÉLVELO EN QUINCE DÍAS: SALERM, GAFAS Y BOTELLÍN

Aunque no os lo creáis, todo esto: criolipólisis, lipoablación, cavitación, liposucción, lipoblaster, orbicular, lifting, radiofrecuencia, no son los ocho apellidos vascos de los que todo el mundo habla; ni  tampoco estos: mesoterapia, escleroterapia, presoterapia, carboxiterapia, dermofragmentación, o microdermoabrasión, los tratamientos recomendados por el Doctor House para sus pacientes al borde de la muerte, sino que todos ellos y unos cuantos más, corresponden a las distintas torturas para cuerpo y mente, que el mercado de la estética pone a nuestro servicio con la promesa de ayudarnos a conseguir el objetivo básico de la primavera – verano: entrar en el bañador del año pasado ( tener el tipo de Elle Macpherson no es un objetivo es una quimera)

Por alguna extraña razón, el invierno se ha encargado de rellenar abusivamente los huecos de nuestro cuerpo que tanto nos costó vaciar el verano pasado, y ahora resulta que al quitarnos el “skijama peluchin de Primark” que tan fielmente nos ha venido acompañando durante todo el invierno, hemos descubierto que de repente han surgido, en algunas zonas estratégicas de nuestro cuerpo, toda una serie de adiposidades y abultamientos varios nada estéticos (¿por qué siempre les toca a las asas del amor y nunca a las tetas?), dando al traste con nuestro anhelo de librarnos por una vez de la maldita operación bikini (parece que nuestras esporádicas pero meritorias visitas al gimnasio tampoco este año han sido suficientes)

Antiguamente la cosa era más fácil, llegaba la primavera y tenías tres alternativas: una, dejar de comer e ir corriendo a todas partes, dos, dejar de comer, alimentarte con barritas de biomanan, ponerte cremas anticelulíticas–reductoras-anti piel de naranja e ir corriendo a todas partes (también podías sustituir esto por la bici estática frente a la tele, ¿verdad Sofi?); y tres, comer en platos de postre, instalar en tu nevera el famoso desmotivador (si comes eso te vas a arrepentir mucho y necesitarás un bikini de una talla más grande) y por supuesto ir corriendo a todas partes. Ahora a esto de correr mucho lo llaman running y es el deporte de moda, para practicarlo hay que pillarse un outfit carísimo que incluye zapatillas de diseño, camiseta fluor, ipod con funda cool,  y unas mallas aerodinámicas, eso sí hay que tener unas piernas como las de Indurain.

Sin embargo, si esto del running no os acaba de convencer, hoy en día existen miles de opciones para cambiar tu figura en tiempo record (siempre que estés dispuesta a dejarte la pasta, tratar tu cuerpo como si fuera un coche en un taller mecánico; abrasión, desgaste, electricidad, drenaje, inyección y abrillantamiento, o no te importe pasarte las tardes enchufada a una máquina envuelta en papel de plata bien untadita en aceite, como si fueras un pollo a punto de entrar en el horno). El último grito en este sentido es la electroestimulación, una técnica que asegura que con 20 minutos semanales de ejercicio moderado vestida de Robocop y conectada a una máquina de descargas, puedes conseguir los mismos resultados que en 4 horas de gimnasio con un personal trainer dándole a las pesas y sudando la gota gorda, (si encima te toca un monitor pibón, el efecto se puede multiplicar, al igual que el coste del tratamiento)

Pero si nada de esto os acaba de convencer, tranquilas, os queda la mejor opción para salvar el verano en menos de quince días (como le gusta a Anita) y encima sin arruinaros (y no es la hidroterapia de colon ni el lifting de glúteos que eso debe doler, ni tampoco una sesión de autoestima que eso duele mucho más), sino que os proponemos cambiar la operación bikini por la operación trikini, es decir, desviar la atención de esos lugares de vuestro cuerpo tan difíciles de entrenar y tan poco agradecidos ( glúteos, tripa, cartucheras), a otros más llevaderos e infinitamente más lucidos (pelo, pies, manos… pechos)

Si tienes una buena sonrisa y una buena melena lo tienes hecho, un pelazo lo cambia todo (te recomendamos los productos deSALERM, champús, cremas y mascarillas que harán que tu pelo recobre la vitalidad mucho antes que tus músculos la forma), unas gafas de diseño para proteger tus ojos y resultar más interesante, y un buen tratamiento de pies rápido y eficaz, píntate las uñas y no dejes de ponerte una de esas pulseras tobilleras tan sexys. Si además eres de las pocas privilegiadas que tiene los pechos en su sitio, no te cortes, dale al escotazo que las buenas cosas hay que lucirlas, digan lo que digan las feministas. Adorna el conjunto con una buena sonrisa y luce en tu mano un botellín de Mahou bien fresquito. Serás la reina del chiringuito.

Como siempre y para ponernos los dientes largos, aquí os dejamos un poco de inspiración de moda primavera para que vayáis preparando vuestra lista de deseos para las rebajas, que ya no queda nada.

Read More

APRENDE A MANEJAR TU ENERGÍA Y NADIE PODRÁ PARARTE

Posted on 5, may 2014 | 0 comments

¿REMAS A TU FAVOR O EN TU CONTRA?

Chicas, parece que últimamente estamos dando al traste con todas nuestras estrategias de vida, aunque como decía Woody Allen, “me ha llevado media vida triunfar de la noche a la mañana,” y eso si entrenas mucho. Ahora resulta que después de pasarnos años luchando contra el tiempo, corriendo por la vida intentando sacarle el mayor partido, exprimiendo las horas para que en ellas cupieran más acontecimientos, más cosas y más personas, el secreto del éxito no está en lo que hacemos con el tiempo, (que es la parte fija de la fórmula), sino lo que hacemos con la energía (que es la parte variable). Nuestra vida es un constante intercambio energético.

Cada día desde que nos levantamos hasta que nos acostamos tenemos una misión, y no nos referimos sólo a comer sano, mover el culo, reírnos un rato y echar la bonoloto, que también, sino sobre todo a manejar nuestra energía a nuestra conveniencia, gestionarla adecuadamente y hacer de ella nuestra herramienta más poderosa (sin olvidar el taladro, que es la segunda), para conseguir aquello que queremos, si es que tenemos la suerte de saber qué es lo que queremos.

 La energía es nuestro bien más preciado, (desengañaos, los acontecimientos de la vida casi nunca están bajo nuestro control, ni los buenos, ni los malos, el tiempo mucho menos, nuestra apariencia física ni te cuento y la mala leche de tu suegra, queda lejos de nuestra zona de influencia, todo eso es preciso aceptarlo cuanto antes), pero a cambio tenemos la energía, por eso hay que alimentarla, cuidarla, y dosificarla adecuadamente para que no se nos vaya por las alcantarillas de la vida, ni se bloquee en nuestro cuerpo en forma de úlcera de estomago o pinzamiento lumbar. Tenemos que aprender a ponerla a tope en lo que realmente importa, bajarla al mínimo en lo que no, pero sobre todo usarla en nuestro propio guiso, cocinando con lo que tenemos en nuestra nevera y no con los ingredientes de la despensa de los demás, aunque el resultado no le guste a todo el mundo.

 Estaréis pensando y con razón, que a veces esto es radicalmente imposible, pues se trata de un proceso automático en el que casi no intervenimos, cuando en la carretera me hacen una pirula e invierto toda mi energía en poner a caldo al conductor, aunque éste ni llegue a enterarse, no puedo evitarlo; cuando me cabreo y me desespero porque los demás no son como yo quiero que sean tampoco, o cuando me ocurre algo malo y uso toda mi energía en decirme que soy una desgraciada y que todo me pasa a mí, sin dejar ni una gota para recuperarme, aún menos. Ni siquiera puedo controlar esa manía que tenemos de intentar tener razón, como si nuestra verdad fuera la única posible, cuando la verdad es como los culos, cada uno tiene el suyo.

Pero, aunque no podamos evitar estas reacciones porque son automáticas y seguramente estén basadas en nuestra experiencia y particular sistema de creencias (papa y mama nos han transmitido sus creencias y frustraciones con la leche templada en cada biberón, los profesores en clase y los compañeros en el patio del colegio), podemos decidir cuánta energía ponemos en ellas y cortar el flujo cuando veamos que la reacción que tenemos no nos conviene. Lo mismo ocurre con los pensamientos negativos, tenemos que aprender a detectarlos y pararlos inmediatamente, (los pensamientos negativos consumen tanta energía como los músculos cuando hacemos ejercicio), por eso nos pasamos la vida diciendo eso de “estoy agotada y no sé porqué, porque hoy no he hecho nada”….

 Un día hace bastantes años en una excursión al Machupichu un tipo que se había pegado a nuestro grupo me dijo que nunca había visto tanta energía en una sola persona. Aunque al principio creí que era un piropo luego cuando continuó hablando me di cuenta que era más bien lo contrario, “nunca había visto tanta energía pero derrochada, es como si llevaras un carro tirado por muchos caballos veloces, pero cada uno fuera hacia un sitio distinto, tienes la energía pero no te lleva a ningún lugar, deberías ponerte a la riendas y dirigirla a donde tú quieres”, pero yo que no sabía de que estaba hablando, le puse uno de mis caretos de “cállate capullo” y me largué.

Sin embargo ahora después de varios años, unos cuántos bloqueos y muchos tiros dados al viento, estas palabras han vuelto a mí mente, sobre todo porque, como intentó en vano decirme aquel extraño, me he dado cuenta de que mi energía se va en miles de acciones inútiles que lejos de remar a mi favor van en mi contra, como intentar controlar lo que no está bajo mi control, ayudar a quién no quiere que le ayude, buscar el agrado de todo el mundo, o soltar todo tipo de indirectas en lugar de manifestar lo que quiero con claridad, ( lo de intentar agradar siempre no lo menciono porque me da vergüenza).

Así que nosotras hemos empezado ya a entrenar, aunque por supuesto con escasos resultados hasta la fecha, no es nada fácil cambiar de hábitos y mucho menos de creencias, pero al menos hemos detectado algunos de los más dañinos y estamos intentando cambiarlos. Aquí os dejamos este testimonio de alguien que no sólo no le gustaba a todo el mundo, sino que no le gustaba a casi nadie y que decidió convertir eso en la energía que movería su vida.

Read More

LOS BIENINTENCIONADOS EDUCASTRADORES

Posted on 10, abr 2014 | 1 comment

UN TEMA SOBRE EL QUE REFLEXIONAR

Alumnos Españoles suspenden en la vida real (23 puntos por debajo de la medida de países desarrollados) según el informe PISA de la OCDE elaborado entre jóvenes de 44 países.

 Chicas por fin las estadísticas lo confirman, la enseñanza española no da la talla, pero eso ya lo sabíamos, aunque esta vez, en nuestra opinión, el suspenso de nuestros niños en “resolución de problemas cotidianos”, traspasa con creces las fronteras de la escuela, para dar de lleno también en la línea de flotación de los hogares “mi niño desde los tres años sabía manejar el e- pad, pero a los quince aún no sabía lo que es una aspiradora”.

 Ya no se trata de que los chavales no sepan los ríos, circunstancia que suele preocupar mucho a ese sector de la población que se muere por recitar los reyes godos a la mínima ocasión, ni tampoco que no tengan ni idea de cómo gestionar sus emociones ni las de los demás, condición que a nosotras nos preocupa mucho más que ríos o reyes, porque es la causa de la frustración, la violencia, las adicciones y demás lastres que padecen los adolescentes de nuestro tiempo, sino que ahora resulta que tampoco salen bien parados cuando se trata de gestionar aspectos básicos de la vida, como moverse adecuadamente en transporte público, o utilizar un aparato de uso diario como la aspiradora o el aire acondicionado ( bueno esto tampoco lo sabían sus padres y mira dónde han llegado…)

 Parece que incluso no hay distinción entre sexos, las chicas tampoco se aclaran cuando se trata de lo cotidiano (como diría nuestra madre, eso no pasaba en nuestro tiempo, las chicas de emociones mal, pero de  aspiradoras sabíamos un rato largo) , eso sí, tanto ellos como ellas se saben de memoria las canciones de Rihana en inglés, se orientan perfectamente en un laberinto virtual persiguiendo marcianitos de color verde, y son imbatibles manejando los mandos de cualquier consola, pero si les metes en el metro, se comportan como verdaderos inútiles a la hora de elegir la mejor ruta para llegar a cualquier sitio.

Pero tranquilas que como solían decirnos de pequeñas “la intención es lo que cuenta”  y está claro que la intención de un padre que protege a su hijo es la mejor del mundo “ sólo quiero evitarle problemas, evitar que se caiga, que se equivoque, que se pierda, que se distraiga..” en fin evitarle que aprenda unas cuantas cosas que le van a ayudar mucho a vivir, pero que evitándoselas se quedan ellos más tranquilos, y de mayor cuando tengan un trauma, pues que vayan al psicólogo que para eso están.

 Así estos “bienintencionados educastradores” padres, abuelos, y profesores, etc, creyendo que les enseñan prudencia les enseñan miedo, creyendo que les enseñan a soñar, les enseñan a cumplir “sus” propios sueños, creyendo que les enseñan a decidir, lo que les enseñan es a que decidan por ellos, y creyendo que les enseñan a no caerse, les enseñan a frustrarse cuando lo hacen. El colmo de esta educastración es cuando estas buenas intenciones justifican el insulto y el escarnio público del niño en aras de una lección magistral para todos sus compañeros, porque entonces no sólo no les enseñan nada, sino que les roban la estima y la ilusión.

 Por eso chicas hay que esforzarse, porque no sirve con las buenas intenciones, también hay que enseñarles a vivir de verdad. Dedicado a mi sobrino Bruno, un niño creativo, atlético y soñador que ningún educastrador hará que se sienta fracasado.

Read More
Página 1 de 512345

bloglovin