Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

SACA TU MENTE A PASEAR POR EUROPA

Posted on 31, ago 2014 | 1 comment

DESCUBRIENDO AMSTERDAM Y SUS “MONUMENTOS”

Chicas, nosotras lo tenemos claro, un par de veces al año hay que escapar, y no nos referimos a las consabidas vacaciones familiares con niños, palas y colchonetas; ni a esas escapadas formato luna de miel en las que las parejas se dedican durante una semana entera a ir de la tumbona a la cama con parada y posta en la barra del bar frente a un mar azul turquesa y pulserita multidiversión (que para eso hay que tener pareja, amor y carecer de cartucheras y manchas en la piel). Nos referimos más bien a esas escapadas urbanitas que tanto nos ayudan a abrir la mente porque sólo entonces podemos comportarnos y vestir como verdaderas adolescentes y deambular por la ciudad sin rumbo fijo y sin importarnos lo que pueda pasar, eso sí, sin olvidar nuestro lado más madurito a la hora de seleccionar los mejores lugares, garitos y monumentos.
Para ello es imprescindible escoger una ciudad bonita, paseable y que ofrezca un extenso rango de posibilidades de descubrimiento entre sus calles: museos, galerías, tiendas, bares, etc. que además tenga un buen mercadillo en el que rastrear tesoros vintage, y que por supuesto, ofrezca una buena variedad de monumentos artísticos (incluyendo los de carne y hueso) con los que deleitar la vista y de paso estudiar las particularidades y costumbres del equipo local (que el visitante ya lo tenemos muy visto). Si la ciudad tiene río, mucho mejor, porque así podremos entretenernos también con las “monumentos” flotantes mientras recorremos sus orillas en busca de esos grotescos e innecesarios souvenirs que llevar de regalo de vuelta a casa (el imán para tu suegra, la postal de tu madre y el dedal para el freky de Jesús)
Para este tipo de escapadas la compañía es básica, aunque no importa si vas con pareja, familia o amigos, es imprescindible que estos sean de espíritu curioso, no les importe perderse de vez en cuando, y sobre todo, no se asusten cuando tengamos que inmortalizar a toda prisa en nuestras cámaras algún monumento de carne y hueso que pase por nuestro lado luciendo palmito a bordo de su bicicleta (estos souvenirs sí que no tienen precio). El alojamiento por descontado debe ser céntrico y bien comunicado, nada de alrededores (a no ser que en la zona se concentren algunos de sus “monumentos”), y preferiblemente en forma de apartamento (lo más cool posible para poder enseñar las fotos a tus amigas).
Amsterdam puede ser una estupenda posibilidad, es una ciudad bonita, divertida, creativa y  llenita de “monumentos”. Recorrer sus impresionantes canales andando o en bicicleta puede traeros todo tipo de gratas sorpresas, (allí si podemos convertirnos en quinceañeras por un rato así que haceros con unas buenas sneakers). Su acertada mezcla de fantásticos edificios antiguos y modernos sólo tiene parangón con la idéntica armonía en que su variada y rica fauna local convive pacíficamente en plena apoteosis de modernidad pero sin olvidar su importante legado histórico.
De hecho en Amsterdam se encuentran algunos de los mejores museos del mundo (Rijksmuseum, Van Gogh Museum, Hermitadge),y como no, cuenta con algunos de los mercadillos de objetos variados más interesantes de Europa (Noordermarkt, o el Watterlooplein ) que harán las maravillas de las más voraces buscadoras de piezas únicas.
De su barrio vintage (el Jordaan) solo deciros que guardéis tiempo y dinero para recorrerlo en condiciones y visitar algunas de sus tiendas y garitos (no os volváis locas con los Sex Shops porque ya los hay en España, aunque siempre merece la pena visitar alguno de las más emblemáticos ), ojo porque ésta es buena zona para ver monumentos andantes, así que estaros al loro y con el móvil cargado para no perderlos de vista e inmortalizarlos como se merecen (o más bien como tú te mereces, esto sí que debería ser patrimonio de la humanidad!!)
Aunque seguramente ninguna seáis una cotilla empedernida de vidas ajenas, sólo mencionaros, por si acaso, que en Amsterdam las casas no suelen tener cortinas, así que mientras recorréis las calles de la ciudad también podéis recorrer los salones y habitaciones de sus habitantes (siempre con actitud antropológica, por supuesto). Además como en el centro no hay casi hoteles, os recomendamos uno de estos apartamentos decorados con estilo holandés a buen precio (www.friendlyrentals.com). Allí podréis sentiros como autenticas locales y son muy útiles para juntarse al final del día y hacer recuento de experiencias, adquisiciones y documentos gráficos.
Nosotras ya estamos planeando nuestra próxima visita, Amsterdam es una ciudad viva y cambiante que en cada ocasión tiene cosas nuevas que ofrecer, ¿A que no os atrevéis a bailar por toda la ciudad?

Read More

DISELO CON FÚTBOL

Posted on 3, jun 2014 | 0 comments

TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN EFECTIVA

Chicas, seguro que os acordáis cuando de pequeñas nos contaron eso de que para lograr una comunicación efectiva sólo era necesario un emisor, un receptor y un mensaje, y que siempre que el mensaje llegara al receptor con claridad, la cosa estaba hecha (se asumía que ambos emisor y receptor hablaban el mismo idioma),” Escucha cariño es nuestra canción. Pero mi amor si es el himno de la champions. Tu calla que le estoy hablando a la cerveza”. Seguramente también recordaréis, cuando poco después de tamaña lección, casi todos descubrimos con cierta desazón, que se trataba de una verdad a medias, porque no siempre que se daban estos tres elementos, y alguno más, (emisor y receptor podían tener una estrecha relación, incluso ser de la misma familia), se producía la comunicación eficiente, “la madre le dice al niño: estudia, y el niño entiende: es tú día, y se va a jugar al fútbol”.

De ahí que poco después de comprobar la ineficacia de la fórmula, algunas/ os, no tuviéramos más remedio que poner en marcha otras formas de comunicación mucho más creativas y sofisticadas-indirectas, telepatía, mensajes cifrados, miradas intencionadas-, fruto de las cuales nació la floreciente escuela de comunicación: ”Mensaje subliminal femenino”, que tantas adeptas sigue cosechando hoy en día pese a la total confusión que su uso suele provocar en determinado grupo de receptores ( “Pero cariño si es que no lees las señales que te lanzo. Mari yo los únicos lanzamientos que entiendo son los de Ronaldo, pero tranquila ya te he comprado el anillo de Eroski que tanto querías…. ¿cómo que Eroski, Manolo?, era Swarovski ”).

Además, y esto es lo mejor, también nos convencieron de que para comunicarnos bien solo era necesario expresarse correctamente, utilizar las palabras adecuadas, y desarrollar una mímica gestual congruente con el mensaje, “Cariño, creo que estás obsesionado con el fútbol y me haces falta. ¿Falta, qué falta?, si ni te he tocado”, pero se olvidaron de decirnos que a veces estas palabras, sobre todo las que expresan sentimientos, no tienen el mismo significado para unos que para otros: definición femenina de noche perfecta: velas, música, champan y mucho amor, definición masculina de noche perfecta: fútbol, chuletón, magreo y revolcón.

Pero es que aquí no acaba la cosa, esto sólo es la punta del iceberg, porque para los que de verdad se comunican eficientemente, hay mucho más. Para empezar ellos observan al interlocutor para descubrir qué tipo de mensaje entienden mejor, ya que aunque algunos prefieren las palabras bien escogidas, “ser del Barça significa: magia en el campo, pasión en la grada y respeto en la calle”, otros sin embargo entienden mejor las imágenes, “ser del Madrid es el color blanco que nos une, es el Bernabeu en un día grande, es la vitrina con las copas.. “, mientras que a otros lo que les llega de verdad son las sensaciones, “ser del Atleti es un sentimiento, para saberlo realmente tienes que haber llorado dentro del Calderón”.

 Pero si además lo que buscamos con la comunicación es convencer y obtener resultados, la clave del éxito según los expertos, estará en la medida en que seamos capaces de entender el mapa mental del otro y conectar con él, ese disco duro integrado personal e intransferible que cada uno llevamos por defecto, y con el que inevitablemente filtramos la realidad, por eso a veces de un mismo hecho percibimos cada uno una cosa distinta (“¿cómo te das cuenta cuando un hombre es feliz? Cuando grita gol”).

 Por eso chicas, es tan inútil empeñarnos en tener razón y desgastarnos intentando imponer nuestro mapa de la realidad a otros en lugar de intentar entender el suyo y desde ahí buscar el acercamiento, y si para ello te tienes que poner la camiseta, salir al campo y llorar a moco tendido en el Calderón, o ponerte ese pijama blanco que no le sienta bien ni a Claudia Schiffer mientras te comes un merengue, incluso decir visca y llamarte culé, que suena a rayos y centellas, pues vas y lo haces ( porque lo de la cerveza y el bocata nos une sin sacrificios), y si aún así la cosa sigue sin funcionar, pues vas y se lo dices clarito y en su mapa para que te entienda, “ Cuando no se juega bonito, cuando no hay proyecto, cuando no hay equipo, se cambia de entrenador. Son ciclos cariño, ciclos, y nuestro ciclo no da para más”. (Postdata si esto lo lee un chico poner Zara donde pone fútbol)

Read More

FEIST. SECRET HEART

Posted on 6, may 2014 | 0 comments

ESTA ES LA MÚSICA QUE NOS INSPIRA

Hoy descubrimos FEIST

Read More

APRENDE A MANEJAR TU ENERGÍA Y NADIE PODRÁ PARARTE

Posted on 5, may 2014 | 0 comments

¿REMAS A TU FAVOR O EN TU CONTRA?

Chicas, parece que últimamente estamos dando al traste con todas nuestras estrategias de vida, aunque como decía Woody Allen, “me ha llevado media vida triunfar de la noche a la mañana,” y eso si entrenas mucho. Ahora resulta que después de pasarnos años luchando contra el tiempo, corriendo por la vida intentando sacarle el mayor partido, exprimiendo las horas para que en ellas cupieran más acontecimientos, más cosas y más personas, el secreto del éxito no está en lo que hacemos con el tiempo, (que es la parte fija de la fórmula), sino lo que hacemos con la energía (que es la parte variable). Nuestra vida es un constante intercambio energético.

Cada día desde que nos levantamos hasta que nos acostamos tenemos una misión, y no nos referimos sólo a comer sano, mover el culo, reírnos un rato y echar la bonoloto, que también, sino sobre todo a manejar nuestra energía a nuestra conveniencia, gestionarla adecuadamente y hacer de ella nuestra herramienta más poderosa (sin olvidar el taladro, que es la segunda), para conseguir aquello que queremos, si es que tenemos la suerte de saber qué es lo que queremos.

 La energía es nuestro bien más preciado, (desengañaos, los acontecimientos de la vida casi nunca están bajo nuestro control, ni los buenos, ni los malos, el tiempo mucho menos, nuestra apariencia física ni te cuento y la mala leche de tu suegra, queda lejos de nuestra zona de influencia, todo eso es preciso aceptarlo cuanto antes), pero a cambio tenemos la energía, por eso hay que alimentarla, cuidarla, y dosificarla adecuadamente para que no se nos vaya por las alcantarillas de la vida, ni se bloquee en nuestro cuerpo en forma de úlcera de estomago o pinzamiento lumbar. Tenemos que aprender a ponerla a tope en lo que realmente importa, bajarla al mínimo en lo que no, pero sobre todo usarla en nuestro propio guiso, cocinando con lo que tenemos en nuestra nevera y no con los ingredientes de la despensa de los demás, aunque el resultado no le guste a todo el mundo.

 Estaréis pensando y con razón, que a veces esto es radicalmente imposible, pues se trata de un proceso automático en el que casi no intervenimos, cuando en la carretera me hacen una pirula e invierto toda mi energía en poner a caldo al conductor, aunque éste ni llegue a enterarse, no puedo evitarlo; cuando me cabreo y me desespero porque los demás no son como yo quiero que sean tampoco, o cuando me ocurre algo malo y uso toda mi energía en decirme que soy una desgraciada y que todo me pasa a mí, sin dejar ni una gota para recuperarme, aún menos. Ni siquiera puedo controlar esa manía que tenemos de intentar tener razón, como si nuestra verdad fuera la única posible, cuando la verdad es como los culos, cada uno tiene el suyo.

Pero, aunque no podamos evitar estas reacciones porque son automáticas y seguramente estén basadas en nuestra experiencia y particular sistema de creencias (papa y mama nos han transmitido sus creencias y frustraciones con la leche templada en cada biberón, los profesores en clase y los compañeros en el patio del colegio), podemos decidir cuánta energía ponemos en ellas y cortar el flujo cuando veamos que la reacción que tenemos no nos conviene. Lo mismo ocurre con los pensamientos negativos, tenemos que aprender a detectarlos y pararlos inmediatamente, (los pensamientos negativos consumen tanta energía como los músculos cuando hacemos ejercicio), por eso nos pasamos la vida diciendo eso de “estoy agotada y no sé porqué, porque hoy no he hecho nada”….

 Un día hace bastantes años en una excursión al Machupichu un tipo que se había pegado a nuestro grupo me dijo que nunca había visto tanta energía en una sola persona. Aunque al principio creí que era un piropo luego cuando continuó hablando me di cuenta que era más bien lo contrario, “nunca había visto tanta energía pero derrochada, es como si llevaras un carro tirado por muchos caballos veloces, pero cada uno fuera hacia un sitio distinto, tienes la energía pero no te lleva a ningún lugar, deberías ponerte a la riendas y dirigirla a donde tú quieres”, pero yo que no sabía de que estaba hablando, le puse uno de mis caretos de “cállate capullo” y me largué.

Sin embargo ahora después de varios años, unos cuántos bloqueos y muchos tiros dados al viento, estas palabras han vuelto a mí mente, sobre todo porque, como intentó en vano decirme aquel extraño, me he dado cuenta de que mi energía se va en miles de acciones inútiles que lejos de remar a mi favor van en mi contra, como intentar controlar lo que no está bajo mi control, ayudar a quién no quiere que le ayude, buscar el agrado de todo el mundo, o soltar todo tipo de indirectas en lugar de manifestar lo que quiero con claridad, ( lo de intentar agradar siempre no lo menciono porque me da vergüenza).

Así que nosotras hemos empezado ya a entrenar, aunque por supuesto con escasos resultados hasta la fecha, no es nada fácil cambiar de hábitos y mucho menos de creencias, pero al menos hemos detectado algunos de los más dañinos y estamos intentando cambiarlos. Aquí os dejamos este testimonio de alguien que no sólo no le gustaba a todo el mundo, sino que no le gustaba a casi nadie y que decidió convertir eso en la energía que movería su vida.

Read More

LA GRAN BELLEZA

Posted on 25, mar 2014 | 0 comments

ME GUSTAN LOS TRENECITOS DE MIS FIESTAS PORQUE NO LLEVAN A NINGUNA PARTE

Chicas, hace unos meses, una noche de viernes en que logramos escaquearnos por un rato de nuestros deberes socio – familiares, acabamos frente a los cines Renoir Plaza de España en busca de una buena peli con la que apaciguar los malos rollos de la semana.

Allí en la cartelera hicimos nuestro hallazgo; y eso que la miramos deprisa y sin mucha dedicación. No por el apremio del tiempo, que por una vez y para variar no teníamos, sino más bien por la inconveniencia climática, en esa calle, al igual que en la cercana Plaza de los Cubos suele haber una especie de corriente de aire helador incluso en verano, que obliga a los viandantes a buscar refugio a los pocos minutos de pisarla, seguramente promovida y patrocinada por el grupo Vips en un acertado intento por atraer clientes hacia el consumo de su variada oferta de productos, libros, revistas, aperos de cocina, y hasta vibradores de viaje con tres velocidades…

Ahora no recordamos bien que nos atrajo tanto de aquella película italiana con titulo de telenovela, La Gran Belleza, y extraño cartel, en el que su actor protagonista Tony Servillo aparecía sentado relajadamente junto a la estatua de Neptuno en Roma luciendo un “total look latinlover” a punto de subir a un barco de lujo”. Quizá fue la combinación de estos dos elementos, la buena reseña de la peli en la hoja parroquial que los Renoir ofrecen como suvenir (algo muy de agradecer junto con lo del cine en versión original), las críticas positivas de los cinéfilos, que por una vez logramos entender a vista de pájaro en el móvil, o las ganas de pasar un buen rato a cubierto. Pero el caso es que acertamos de pleno en la elección, y eso que aún no sabíamos que llegaría a ganar el Oscar a la mejor película extranjera.

La peli empieza con una apoteósica fiesta llena de usuales e inusuales bellezas mundanas y dicharacheras moviéndose rítmicamente al son de Rafaela Carrá. Guapos, feos, gordos, flacos, mayores, jóvenes, altos, enanos forman un conjunto heterogéneo y variopinto de bailarines, que sin embargo armoniza a la perfección a la hora de formar esos trenecitos humanos que no van a ninguna parte, pero que recorren la noche en acompasado paso, bajo la luz parpadeante del logotipo de al rojo vivo de Martini Rosso.

Así la belleza está servida en cada esquina de esta película, siempre que sepas verla claro está, empezando por esta primera fiesta, y siguiendo por otras muchas más que van teniendo lugar en el espectacular ático que Chep, su protagonista, posee frente al coliseo romano, y desde el que contempla indolente los días y las noches de la ciudad eterna rodeado de la más pintoresca fauna humana. Desde allí, este escritor de un solo libro y periodista ocasional de entrevistas a personajes singulares, escucha las más sublimes melodías pero también las más mundanas, mientras celebra y acude a todo tipo de eventos, exclusivos, extravagantes y sórdidos en igual proporción.

Así Chep, cínico, sentimental y desilusionado pero príncipe de la mundanidad al fin y al cabo, nos va llevando de la Roma más elevada y exquisita, a la más decadente y falsa, con paradas en un supermercado de botox y alguna tienda museo reservada para unos pocos, aunque a veces parezcan muchos. En ese deambular de eventos varios se va topando con todo un catálogo de arquetípicos personajes que por momentos logran hechizarnos con sus caricaturescos matices, como la jefa pequeña de tamaño pero inusitado poder, la niña prodigio imitación Pollock, los nobles de alquiler, y nuestra favorita, la monja cacatúa y sarmentosa sin dientes, que se mueve a paso de tortuga pero que ha encontrado el camino al éxtasis, aunque lo tenga que recorrer de rodillas.

Y no os contamos más para que no os la perdáis. A ver si os entusiasma tanto como a nosotras, porque como demuestra Chep, todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras y a veces es difícil saber cuál de las dos es más bella…

 

Read More

LA IMAGEN DE LA MUJER EN LOS MEDIOS, ¿CAUSA O CONSECUENCIA?

Posted on 28, oct 2013 | 2 comments

El efecto RAE, limpia, fija y da esplendor

Chicas la RAE, (Real Academia de la Lengua Española), está de aniversario. La afamada y vetusta institución lleva cuidando y alimentando nuestra nutrida y esplendorosa lengua española, la friolera de 300 años. Durante ese tiempo la Academia, que ha contado con 469 miembros en total (de los cuales sólo 8 han sido mujeres), ha publicado hasta 22 ediciones de su famoso Diccionario de la Lengua Española, incluyendo en él unas 88.000 palabras, casi nada.

Para celebrar tamaño acontecimiento, sus amigos, principales clientes, y consultantes de sus apostillas, e igualmente académicos, aunque de una menos antigua y menos conocida que la RAE, la Academia de la Publicidad (también con escasa representación femenina), han decidido ofrecerles como regalo de aniversario un buen ejemplo de lo que mejor saben hacer: un anuncio publicitario. 

Cómo cabía esperar de tan publicitarios regaladores, y para sorpresa y escarnio de algunos de los seguidores de la RAE , el anuncio en cuestión no se ha centrado en conmemorar las bondades de la institución, ni las de sus ilustres académicos – casi todos ellos figuras relevantes masculinas de la literatura y el arte-; ni se ha ajustado al consabido tono institucional, serio, tradicional y lleno de formalismos que suelen rodear a este tipo de instituciones; sino que muy al contrario, han tratado a la RAE como un cliente más, haciendo un anuncio sobre su producto y los importantes beneficios que esta aporta a los consumidores,…. bueno más bien para las consumidoras femeninas (tan escasamente representadas en cambio en la institución).

Y para hacerlo, no se les ha ocurrido otra cosa que rememorar una conocida fórmula (bueno conocida para los que ya tienen una edad), típica de los anuncios de productos de limpieza de los años ochenta, en los que no faltaba la escena hogareña de mujer en la cocina, y el producto milagro que resuelve sus problemas de inmediato, presentado con un pegadizo eslogan, “EFECTO RAE, limpia, fija y da esplendor”. En esta ocasión, la mujer en cuestión increpa a su hijo – con un pésimo lenguaje- a que recoja un tarro de mermelada que se ha caído, y tras el efecto RAE, repite la operación con un lenguaje impecable.

 Cómo cabía esperar las voces de alarma no se han hecho esperar, y el asunto ha pasado de simpática conmemoración a “trending topic”, (¡¡quién se lo iba a decir a la RAE¡¡), sobre todo tras las acusaciones de las principales asociaciones feministas que han puesto el grito en el cielo, no dudando en calificar el anuncio de sexista y discriminatorio, ya que proyecta una imagen de la mujer como la encargada única de las tareas del hogar, contribuyendo a la desigualdad.

Para nosotras, que seguimos con nuestra terapia de “encontrar el punto positivo de cuanto acontece contra viento y marea” y que no tenemos claro que dos cosas distintas tengan que ser iguales, (quién quiere ser un tío, que hagan la cama es lo suyo, pero de ahí a ser iguales…), el anuncio nos pareció que podía tener su gracia, porque llamaba la atención y rejuvenecía a una institución más bien rancia poniéndola en el mapa de la actualidad.

Además reconocemos que aunque la interpretación feminista de la imagen de la mujer es la más obvia, también podemos hacer otra interpretación más positiva, en la que la mujer se presenta como protagonista de las cosas verdaderamente importantes en la vida, es decir, la armonía en el hogar, el correcto uso del lenguaje, y la educación de los hijos ( mientras ellos pasan horas en el trabajo haciendo dinero y hablando mal).Tres roles que la mujer lleva en la sangre y a los que no quiere, ni debe renunciar, “no queremos igualdad para pasarnos 12 horas en la oficina y ser tan improductivas como ellos, mientras a los niños los educa otro, queremos desarrollar nuestra carrera profesional con responsabilidad, pero con horarios coherentes que nos dejen tiempo para lo importante, (que claramente no son ver el fútbol, ni hacer la pelota al jefe)”.

Pero además creemos que deberíamos aprovechar la ocasión para reflexionar sobre algo importante, si los hombres son tan machistas y fomentan tanto una cultura de reparto desigual de las tareas y el trabajo, pero sin embargo, son las mujeres las que los educan cuando son niños, seguramente tengamos algo que ver en esta desigualdad, y por ahí deberíamos empezar a cambiar.

Así que, desde aquí, reclamamos que somos distintas, pero que tenemos derecho a la igualdad de oportunidades, al reparto equitativo de las tareas del hogar, a tener sitio en la Real Academia, a tener sitio en la Academia de la publicidad, pero también a pasar tiempo en la cocina educando a nuestros vástagos para que sean gente de bien y sepan hacer las tareas del hogar.

Read More
Página 1 de 1712345...10...Última »

bloglovin