Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

LA GRAN BELLEZA

ME GUSTAN LOS TRENECITOS DE MIS FIESTAS PORQUE NO LLEVAN A NINGUNA PARTE

Chicas, hace unos meses, una noche de viernes en que logramos escaquearnos por un rato de nuestros deberes socio – familiares, acabamos frente a los cines Renoir Plaza de España en busca de una buena peli con la que apaciguar los malos rollos de la semana.

Allí en la cartelera hicimos nuestro hallazgo; y eso que la miramos deprisa y sin mucha dedicación. No por el apremio del tiempo, que por una vez y para variar no teníamos, sino más bien por la inconveniencia climática, en esa calle, al igual que en la cercana Plaza de los Cubos suele haber una especie de corriente de aire helador incluso en verano, que obliga a los viandantes a buscar refugio a los pocos minutos de pisarla, seguramente promovida y patrocinada por el grupo Vips en un acertado intento por atraer clientes hacia el consumo de su variada oferta de productos, libros, revistas, aperos de cocina, y hasta vibradores de viaje con tres velocidades…

Ahora no recordamos bien que nos atrajo tanto de aquella película italiana con titulo de telenovela, La Gran Belleza, y extraño cartel, en el que su actor protagonista Tony Servillo aparecía sentado relajadamente junto a la estatua de Neptuno en Roma luciendo un “total look latinlover” a punto de subir a un barco de lujo”. Quizá fue la combinación de estos dos elementos, la buena reseña de la peli en la hoja parroquial que los Renoir ofrecen como suvenir (algo muy de agradecer junto con lo del cine en versión original), las críticas positivas de los cinéfilos, que por una vez logramos entender a vista de pájaro en el móvil, o las ganas de pasar un buen rato a cubierto. Pero el caso es que acertamos de pleno en la elección, y eso que aún no sabíamos que llegaría a ganar el Oscar a la mejor película extranjera.

La peli empieza con una apoteósica fiesta llena de usuales e inusuales bellezas mundanas y dicharacheras moviéndose rítmicamente al son de Rafaela Carrá. Guapos, feos, gordos, flacos, mayores, jóvenes, altos, enanos forman un conjunto heterogéneo y variopinto de bailarines, que sin embargo armoniza a la perfección a la hora de formar esos trenecitos humanos que no van a ninguna parte, pero que recorren la noche en acompasado paso, bajo la luz parpadeante del logotipo de al rojo vivo de Martini Rosso.

Así la belleza está servida en cada esquina de esta película, siempre que sepas verla claro está, empezando por esta primera fiesta, y siguiendo por otras muchas más que van teniendo lugar en el espectacular ático que Chep, su protagonista, posee frente al coliseo romano, y desde el que contempla indolente los días y las noches de la ciudad eterna rodeado de la más pintoresca fauna humana. Desde allí, este escritor de un solo libro y periodista ocasional de entrevistas a personajes singulares, escucha las más sublimes melodías pero también las más mundanas, mientras celebra y acude a todo tipo de eventos, exclusivos, extravagantes y sórdidos en igual proporción.

Así Chep, cínico, sentimental y desilusionado pero príncipe de la mundanidad al fin y al cabo, nos va llevando de la Roma más elevada y exquisita, a la más decadente y falsa, con paradas en un supermercado de botox y alguna tienda museo reservada para unos pocos, aunque a veces parezcan muchos. En ese deambular de eventos varios se va topando con todo un catálogo de arquetípicos personajes que por momentos logran hechizarnos con sus caricaturescos matices, como la jefa pequeña de tamaño pero inusitado poder, la niña prodigio imitación Pollock, los nobles de alquiler, y nuestra favorita, la monja cacatúa y sarmentosa sin dientes, que se mueve a paso de tortuga pero que ha encontrado el camino al éxtasis, aunque lo tenga que recorrer de rodillas.

Y no os contamos más para que no os la perdáis. A ver si os entusiasma tanto como a nosotras, porque como demuestra Chep, todos tenemos nuestras luces y nuestras sombras y a veces es difícil saber cuál de las dos es más bella…

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bloglovin