Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

LAS PALABRAS MÁGICAS

QUE TENGAS UN BUEN DÍA, PRINCESA
Chicas, esta mañana he encontrado la fórmula. Llevo tiempo buscándola, estaba segura de que había una manera de empezar bien el día y la semana. Había probado muchas cosas, el pensamiento positivo nada más abrir un ojo, poner el pié derecho en el suelo al levantarme, subir la persiana y saludar al día con una sonrisa, ponerme guapa aunque sea para ir a la oficina de siempre. … Y nada, que no, que los lunes son lunes, hagas lo que hagas, que lo primero que te viene a la mente es que tienes mucho sueño porque los vecinos son unos ruidosos y anoche no te dejaban conciliar el sueño,  que quieres seguir durmiendo, en lugar de enfrentarte a un mundo malvado lleno de insultos, mentiras, paro, y rapiña; que el pié derecho siempre lo tienes más dormido que el izquierdo, y al ponerlo en el suelo, sólo sientes desazón y frío, que no sabes qué ponerte, porque esta primavera invernal no te da tregua, y no hay manera de guardar las botas, que no quieres saludar al día, sino sólo suplicarle que te toque la lotería, para tener al menos uno de tus problemas resuelto. 
Así llegas a la ducha, que como es lunes, sólo puede ser rapidita y sin mucha salsa, el espejo te devuelve una cara somnolienta y cansada, siempre se ven más las arrugas y las canas los lunes por la mañana, tengo que ir a la peluquería, piensas mientras te cepillas los dientes con saña a ver si de paso con la limpieza bucal, se va también un poco de tu mal humor mañanero. Mierda es lunes!!!
Encima hoy, al bajar la escalera he sentido un escalofrío, no sé si es mi estado de ánimo, o que esa escalera está maldita, es como un pozo sin agua, cavernosa, fría y demasiado empinada para los tacones. Al salir a la calle me doy cuenta de que encima hoy me toca pasar sin remedio delante de una pandilla de obreros empezando la faena, “lo que me faltaba, pienso para mis adentros, a ver qué dicen estos, que hoy no estoy para comentarios creativos de la farándula de la construcción”. Entonces se produce el milagro, cuando uno de ellos me dedica su mejor sonrisa, mientras dice a voz en grito “¡Qué tengas un buen día, Princesa”! ¿Quée??, me paro en seco, intentando entender la frase, tan preparada iba una para él comentario soez y cicatero, que esto me pilla por sorpresa. Me doy la vuelta, y con una medio sonrisa le devuelvo el saludo, “igualmente, muchas gracias”. 
Camino del metro no doy crédito, me acuerdo de mi amiga Piti y el efecto anestésico que suele tener sobre ella la palabra, Princesa. Me siento bien, sin duda esas palabras han hecho un poco de magia, porque de repente estoy más despejada, ligera, animosa, y eso que todavía  no me  he tomado ni el café, ni las vitaminas para la astenia primaveral. Joder, pienso, tantos trucos de farmacopea casera y aquí estaba la respuesta, en una frase, una simple frase, unas palabras bien enlazadas y con su entonación correcta, aunque estas hayan sido pronunciadas por un total desconocido. De repente, voy tan animada que hasta saco una moneda para dársela al cantante de la esquina, que me sonríe también, y me suelta lo mismo, “que tengas un buen día”. Bueno vale, a este le he tenido que pagar, y no me ha llamado  princesa, pero como el anterior ha sido gratis, el efecto sigue creciendo. 
En la oficina unos cuantos buenos días protocolarios llenos de resentimiento, pero hoy mi compañera Teresa ha traído unos ramitos de flores de un rosal chino que le manga a su vecina, son preciosas, aunque estén en una botella de Fanta mal cortada, “para que tengáis un buen día, chicas”, nos suelta de repente, “pero bueno, esto es una plaga maravillosa, es la tercera vez que me lo dicen hoy, y creo que voy a terminar por creérmelo”. Tanto es así, que decido pasar de leer el periódico matutino, no vaya a ser que se chafe todo el invento, porque con toda seguridad me dará razones para lo contrario. Joder si lo sé, me pongo un modelete más adecuado para la ocasión, y no éste disfraz de monja a punto de entrar en el convento, que me suelo poner los lunes, un buen día merecería un look más certero. Así que decido que cómo llegue mi jefe y me diga, “Buenos días princesa”, lo pongo en el Blog. 
Al final viene y saluda, pero se queda sólo en el protocolario, buenos días, aún así decido contarlo, porque la experiencia me ha gustado, y sobre todo me ha hecho recordar que las palabras tienen un gran efecto sobre las personas. En alguna ocasión había leído que las palabras tienen una carga brutal en nuestra manera de ver el mundo, y de vernos a nosotros mismos. Las palabras son las responsables de muchos de nuestros traumas infantiles, muchos quedamos marcados por ellas para siempre, para bien o para mal, porque las palabras se convierten en creencias, y estas en actos, y al final, en nuestra propia personalidad. Dicen que por cada insulto o palabra mal sonante, se necesitan cinco halagos para compensar. 
Por eso es tan importante que nos fijemos en las palabras con las que nos contamos, con las que nos definimos, nos presentamos, nos relacionamos, las palabras con las que hablamos a los demás, las que utilizamos con los que más queremos, sobre todo con los niños, porque importan, ayudan a crecer o decrecer, alimentan las pasiones, o los miedos, empujan a la acción, o a la inacción absoluta, nos llenan igual de entusiasmo o de desesperación. Y si ya nos ponemos positivas, estaría bien ser capaces de acompañarlas del gesto adecuado, de la mirada, la sonrisa, la postura que las haga creíbles y sinceras. Entonces el regalo es completo, bueno no, como siempre nos falta una cosa, el modelete. Ese look personalizado que nos define y que también pone su grano de arena en lo que somos y hacia dónde vamos. Que tengáis un feliz día princesas y poneros guapas por Dios!!!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bloglovin