Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

NOSOTRAS TAMBIEN FUIMOS IT GIRLS

LA MODA ES PARA LAS FRÍVOLAS

Chicas nos hemos dado cuenta que nosotras en nuestros tiempos también fuimos unas auténticas IT GIRLS. Bueno vale, nada que ver con las it girl de hoy que suman cientos de miles de seguidores en redes sociales, cobran una pasta por ir a las fiestas, y sus más mínimos movimientos suponen una hecatombe social de escala planetaria, -si un día deciden sacar al perro en camisón y zapatillas, solo tienen que colgar su correspondiente Selfie en twitter, aunque la foto la haya hecho el propio perro, y al día siguiente las calles de todo el mundo estarán llenas de gente en bata y pantuflas, consagrando así un look que inmediatamente bautizarán con nombre glamuroso como “morning kimono más slippers”-.

Lo nuestro sin embargo es más bien el concepto IT GIRLs en formato pueblerino y en grupo, nada de individualismos, que en los noventa no funcionaban los solos sino los acompañados, y si no que se lo digan al Pop español, que consagró los mejores grupos, algunos con nombres horteras y no mucha voz, pero con letras y melodías brillantes e imprescindibles. Nosotras también formamos un grupo variopinto y con nombre hortera y aunque ni de lejos éramos las más guapas del lugar, ni las más sueltas, ni las mejor vestidas, ni siquiera las más viciosas, que eso entonces vendía mucho, nuestra presencia tenía su gancho y se nos requería puntualmente en todas las fiestas a guardar. Eeso sí, sin cobrar un duro, excepto el coste de nuestras consumiciones y las de alguno que otro acoplado, una auténtica ganga!!!, vamos…

Y aunque no os lo creáis, nosotras también iniciamos en nuestro pequeño territorio comanche unos cuantos de esos “Street Style trends” que empiezan por pura casualidad pero luego se hacen fuertes y crecen como la espuma, como si de verdad lo hubiera establecido la mismísima Linda Evangelista en las páginas del Vogue: llevar calentapiernas de ballet para salir en invierno, acabar de desteñir los vaqueros manchados con lejía, terminar de rematar a tijeretazos los pantalones viejos y llevarlos rotos, separar las Converse que venían en los patines y usarlas con sus correspondientes agujeros, ponerte los vaqueros de tu hermano cuando los tuyos están en la lavadora… (a esto hoy en día lo llaman Boyfriend Jeans y están superdemoda).

Menos mal que el facebook se inventó mucho tiempo después, porque si no seguramente volverían a ser populares aquellos coleteros amorfos de tela abullonada que solíamos llevar en nuestras lindas cabecitas a conjunto con la ropa del día, aunque no le quedaran bien a nadie (un complemento desafortunado estilo Lady Di en su época de institutriz que llevó hasta la mismísima Madona en “Buscando a Susan desesperadamente”). Esperemos que ninguna IT GIRL encuentre uno en el armario de su madre y se lance a resucitarlo vía Instagram, nosotras por si acaso ya nos hemos deshecho de todos los que nos quedaban.

Y es que todo en la vida tiene su lado bueno pero también su lado menos bueno, para las It Girls de hoy el talón de Aquiles es la tortura de las fotos, de las que no se libran ni cuando tienen diarrea o les duele un juanete, para nosotras entonces fue sin duda aquella palabra maldita con la que inmediatamente eras bautizada si te gustaba la moda y salir de fiesta los fines de semana, aunque también tuvieras otras aficiones como el arte, la literatura o el voluntariado de ONGs. Hhicieras lo que hicieras eras una “frívola”, pero no una frívola liviana según la definición de la RAE, sino una frívola según la crueldad machista de la época, “dícese de mujeres superficiales de escasas entendederas y moral distraída totalmente alérgicas a cualquier actividad intelectual y política”, bueno ahora la verdad es que ya no duele tanto habiendo tanto “intelectual” entre rejas.

Por eso chicas, ahora que ya no necesitamos ser unas IT GIRLs nunca más, ni tenemos el cuerpo que lo aguantara; ahora que no nos importa que nos llamen frívolas, o frikis, o las dos cosas a la vez todos los intolerantes de este mundo, no nos da miedo confesar, que nos gusta la MODA, que la consideramos un modo de expresión y creatividad extraordinario, y que creemos que hay que atreverse con ella seas como seas y tengas la edad que tengas.

¿Te atreves a ser frívola?


Via Fashion Gone Rogue

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bloglovin