Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

OPERACIÓN TRIKINI

RESUÉLVELO EN QUINCE DÍAS: SALERM, GAFAS Y BOTELLÍN

Aunque no os lo creáis, todo esto: criolipólisis, lipoablación, cavitación, liposucción, lipoblaster, orbicular, lifting, radiofrecuencia, no son los ocho apellidos vascos de los que todo el mundo habla; ni  tampoco estos: mesoterapia, escleroterapia, presoterapia, carboxiterapia, dermofragmentación, o microdermoabrasión, los tratamientos recomendados por el Doctor House para sus pacientes al borde de la muerte, sino que todos ellos y unos cuantos más, corresponden a las distintas torturas para cuerpo y mente, que el mercado de la estética pone a nuestro servicio con la promesa de ayudarnos a conseguir el objetivo básico de la primavera – verano: entrar en el bañador del año pasado ( tener el tipo de Elle Macpherson no es un objetivo es una quimera)

Por alguna extraña razón, el invierno se ha encargado de rellenar abusivamente los huecos de nuestro cuerpo que tanto nos costó vaciar el verano pasado, y ahora resulta que al quitarnos el “skijama peluchin de Primark” que tan fielmente nos ha venido acompañando durante todo el invierno, hemos descubierto que de repente han surgido, en algunas zonas estratégicas de nuestro cuerpo, toda una serie de adiposidades y abultamientos varios nada estéticos (¿por qué siempre les toca a las asas del amor y nunca a las tetas?), dando al traste con nuestro anhelo de librarnos por una vez de la maldita operación bikini (parece que nuestras esporádicas pero meritorias visitas al gimnasio tampoco este año han sido suficientes)

Antiguamente la cosa era más fácil, llegaba la primavera y tenías tres alternativas: una, dejar de comer e ir corriendo a todas partes, dos, dejar de comer, alimentarte con barritas de biomanan, ponerte cremas anticelulíticas–reductoras-anti piel de naranja e ir corriendo a todas partes (también podías sustituir esto por la bici estática frente a la tele, ¿verdad Sofi?); y tres, comer en platos de postre, instalar en tu nevera el famoso desmotivador (si comes eso te vas a arrepentir mucho y necesitarás un bikini de una talla más grande) y por supuesto ir corriendo a todas partes. Ahora a esto de correr mucho lo llaman running y es el deporte de moda, para practicarlo hay que pillarse un outfit carísimo que incluye zapatillas de diseño, camiseta fluor, ipod con funda cool,  y unas mallas aerodinámicas, eso sí hay que tener unas piernas como las de Indurain.

Sin embargo, si esto del running no os acaba de convencer, hoy en día existen miles de opciones para cambiar tu figura en tiempo record (siempre que estés dispuesta a dejarte la pasta, tratar tu cuerpo como si fuera un coche en un taller mecánico; abrasión, desgaste, electricidad, drenaje, inyección y abrillantamiento, o no te importe pasarte las tardes enchufada a una máquina envuelta en papel de plata bien untadita en aceite, como si fueras un pollo a punto de entrar en el horno). El último grito en este sentido es la electroestimulación, una técnica que asegura que con 20 minutos semanales de ejercicio moderado vestida de Robocop y conectada a una máquina de descargas, puedes conseguir los mismos resultados que en 4 horas de gimnasio con un personal trainer dándole a las pesas y sudando la gota gorda, (si encima te toca un monitor pibón, el efecto se puede multiplicar, al igual que el coste del tratamiento)

Pero si nada de esto os acaba de convencer, tranquilas, os queda la mejor opción para salvar el verano en menos de quince días (como le gusta a Anita) y encima sin arruinaros (y no es la hidroterapia de colon ni el lifting de glúteos que eso debe doler, ni tampoco una sesión de autoestima que eso duele mucho más), sino que os proponemos cambiar la operación bikini por la operación trikini, es decir, desviar la atención de esos lugares de vuestro cuerpo tan difíciles de entrenar y tan poco agradecidos ( glúteos, tripa, cartucheras), a otros más llevaderos e infinitamente más lucidos (pelo, pies, manos… pechos)

Si tienes una buena sonrisa y una buena melena lo tienes hecho, un pelazo lo cambia todo (te recomendamos los productos deSALERM, champús, cremas y mascarillas que harán que tu pelo recobre la vitalidad mucho antes que tus músculos la forma), unas gafas de diseño para proteger tus ojos y resultar más interesante, y un buen tratamiento de pies rápido y eficaz, píntate las uñas y no dejes de ponerte una de esas pulseras tobilleras tan sexys. Si además eres de las pocas privilegiadas que tiene los pechos en su sitio, no te cortes, dale al escotazo que las buenas cosas hay que lucirlas, digan lo que digan las feministas. Adorna el conjunto con una buena sonrisa y luce en tu mano un botellín de Mahou bien fresquito. Serás la reina del chiringuito.

Como siempre y para ponernos los dientes largos, aquí os dejamos un poco de inspiración de moda primavera para que vayáis preparando vuestra lista de deseos para las rebajas, que ya no queda nada.

One Comment

  1. Lo de la bici este año me queda muy a desmano!!! Peto la operación triikini ya esta en marcha…. Melenaza, sunglasses y una súper MAHOU!!!!

Responder a Sofía Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bloglovin