Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

PEQUEÑOS MILAGROS CASEROS

ENCIENDE TU LUZ

Chicas, hoy por fin he encendido mi vela favorita. Llevaba tiempo, mucho tiempo, esperando el momento adecuado para hacerlo. Ese momento extraordinario, tal vez una celebración, o un encuentro con alguien especial, quizá un evento entre amigos, o una cena romántica llena de pasión y sexo. Pero el tiempo pasaba y ese día tan “especial” no acababa de llegar. Así que hoy lo he decidido, me he dicho a mí misma “It´s now o never”, como en la canción. Entonces la he tomado entre mis manos y sin muchas ceremonias se lo he dicho, “chica ha llegado tu momento, sé que esperabas algo más festivo, siquiera más ambientado, incluso con algo más de público, o por lo menos, con algo menos de ropa… pero al final te vas a tener que conformar con este momento cualquiera entre las dos, sin más, un día cualquiera, bueno un día de lluvia cualquiera, a una hora cualquiera, sin eventos, ni filigranas festivas”. Uno de esos días que no sobresalen por nada, sólo yo en pijama y con una bufanda, porque creo que estoy encubando un gripazo.

Ella se ha puesto la mar de contenta. La verdad es que empezaba a tener polvo y había perdido prestancia, estaba como cansada y sucia, ya no era la misma que cuando la compré, si tuviera fecha de caducidad habría caducado. Enseguida me ha mostrado su agradecimiento luciendo una flamante llama, sin duda para celebrar su recobrada utilidad tras tantos meses de letargo y aburrimiento. La experiencia me ha parecido tan positiva que me he animado a seguir buscando nuevas víctimas por la casa. Montones de cosas adquiridas para esos “momentos especiales” que nunca llegan, o que tardan en llegar. Unas copas amarillas para Vermut, una lata de anchoas del cantábrico, una botella de champán con caja de diseño, un camisón de puntillas que no esconde casi nada, una tableta de chocolate suizo….

Menos el camisón, que no iba con mi estado físico, lo he abierto todo, hasta el champán, un día es un día. Después me he tumbado en el sofá, con una copa en la mano, la tableta de chocolate suizo y la bufanda, y he decidido que tenía dos opciones, sentirme patética al estilo Brigette Jones y beberme la botella pensando en que mi vida es un coñazo exento de personas y momentos especiales, o disfrutar de mi mini improvisada celebración, y aprovechar para dar la gracias por todo lo que tengo. Está claro que la vida se puede vivir de dos maneras, una, esperando un milagro, y otra, como si ya fuera un milagro en si misma. Puedes sentirte en casa como si cada día fuera un acontecimiento, encendiendo tu vela favorita y tomándote una copita de champán para celebrarlo, o esperar que llegue el gran momento para sacarlos y rezar para que cuando este llegue no estén caducados. La vida es lo que pasa mientras esperamos los grandes momentos…aquí te dejamos unos cuantos espacios de inspiración para vivir la vida intensamente también de puertas para adentro.

 
 

 Via AD, Nuevo Estilo, Pinterest, Mes Caprices Belgas

2 Comments

  1. Me ha encantado el post. Es verdad, hay que disfrutar cada minuto, no sentarnos a esperar que llegue ese momento en el que hemos puesto tantas expectativas que en realidad no llegará nunca.

    • Muchas gracias Marta. Lo que está claro es que los momentos geniales también podemos crearlos. El azar a veces es generoso y nos trae cosas apasionantes pero hay mucho que nosotros y nuestra actitud puede hacer en el día a día.
      Un beso y gracias por tu visita.
      P.d. Por cierto, nos encantó tu post “Vivir haciendo lo que te gusta”, y el vídeo una pasada
      http://www.polinomi.com/2013/02/vivir-haciendo-lo-que-te-gusta-la-gran-decision/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bloglovin