Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

PREPARADAS, LISTAS, YA…

VESTIDAS PARA EL LIDERAZGO FEMENINO
Chicas ahora sí que si, nuestro momento ha llegado. El sistema ha quebrado y con él sus líderes espirituales. Monarcas, políticos, banqueros, empresarios, y ahora hasta los representantes de la Iglesia católica, están de retirada, incapaces de dar respuestas a la situación que vivimos. Que consté que no les echamos la culpa totalmente, este mercadillo lo hemos montado entre todos, y entre todos habrá que arreglarlo, pero el mundo necesita líderes capaces y carismáticos, sobre todo cuando se tambalea, y más aún cuando el terremoto reclama unas nuevas reglas del juego. Quizá entre los líderes necesarios para este momento histórico haya por fin representantes femeninas. Ellas han demostrado que cuando se trata de crisis son mejores, se adaptan antes, son más creativas, y más modernas e innovadoras en la gestión. El secreto está en manejar adecuadamente las herramientas que reclaman los nuevos tiempos: flexibilidad, cooperación, empatía, austeridad y diálogo, precisamente sus puntos fuertes. El gran problema del liderazgo femenino es, sin embargo, que hasta ahora se ha ejercido poco, y casi siempre emulándoles a ellos, siguiendo sus estrechas y rígidas reglas, estilos directivos, horarios intransigentes, jerarquías encorsetadas, e incluso uniformes homologados de vestimenta  ( sólo hay 8% de mujeres en la alta dirección en España, y si las miras bien, muchas parecen ellos). Ellas mismas dicen que es un problema cultural, “ellos están educados para triunfar y nosotras para agradar, si buscas siempre aprobación exterior lo llevas claro…”. Nosotras creemos que las mujeres directivas tienen que seguir siendo mujeres, pensar como mujeres, vestir como mujeres, y ser igual de felices cuando traspasan las puertas de Zara un viernes por la tarde. Pero también, tienen que tener claro que quienes más las van a criticar no van a ser ellos, sino precisamente sus compañeras de género….. Un día Emilio Duró, uno de esos “speakers” con humor y sentido común, lo definió perfectamente ” el enemigo de la cebra no es el león, es la cebra de al lado”. Nosotras seguimos insistiendo, lo cortés no quita lo valiente, ahí van unos modelazos para el liderazgo femenino…

Y, por cierto, si tenéis un ratito, echadle un ojo a este reportaje del S Moda.

 
 

6 Comments

  1. Me ha encantado vuestro articulo y me ha sabido a poco pero ya sabeis lo que dice el dicho “si lo bueno es breve es dos veces bueno”. Me gustara volver a leeros de nuevo.
    Saludos

    • El caso es que es un tema que da para hablar muchísimo y seguro que lo retomaremos y ampliaremos en breve. Mil gracias por el comentario. Un saludo.
      P.d. Por cierto, muy chulas vuestras tiendas.

  2. Hola!!

    Ya sabéis lo de acuerdo que estoy con vosotras con estos temas y si encima se puede reivindicar bien vestidas mejor que mejor.

    Besos!!

    • Lo que más nos ha sorprendido es que a ese estupendísimo artículo del SModa en que nos cuentan como trabajan las altas directivas de nuestro país, una confiese que para desestresarse cada viernes se hace un tratamiento de belleza y la pongan a escurrir de un guindo las propias mujeres lectoras de la revista. Desde aquí reivindicamos el derecho de la mujer a cuidarse y darse estos caprichos. Porque además, si ella que puede no va al centro de belleza a hacerse un tratamiento, éste tendrá que cerrar y con él varias empleadas que mantienen a sus familias con esos sueldos. Por otro lado, nadie pone en duda que un ejecutivo vaya cada día al gimnasio, este en el equipo de fútbol del barrio, sea afiliado del Madrid o del Barça o tenga un bono de caza y salga los jueves con los colegas a tomar una copa, pero nos llevamos las manos a la cabeza si una mujer compra ropa o se cuida un poco. Si dejamos de consumir, sobre todo esas que todavía se lo pueden permitir, nos vamos todos al garete. Y no nos engañemos, mientras las cosas han ido bien aquí consumía hasta el apuntador. Una cosa es aprender de los errores pasados y no ser esclavos del consumo y otra es volvernos locos. Un beso enorme Lourdes. Por cierto, GENIAL tu última receta Mar y Tierra…mmmmmm

  3. con lo acostumbrados que estamos desde pequeños a que nos manden mujeres…¿en que momento se nos olvida esto?

    • Bueno, en el caso de algunos esto nunca se olvida pero para otros es una cuestión que relegan al ámbito casero. No les importa que les digan donde se hace la compra y como se organiza la colada o la plancha, porque ni lo saben, ni lo quieren saber. Otra cosa es que en el trabajo le digan como hacer las cosas, que hay que cumplir horarios, que hay que presentar mejor los trabajos u optimizar recursos. Esto es otro cantar del que no quieren oír hablar ni de lejos. Y resulta que al final todo va muy relacionado. Una mujer que hace encaje de bolillos para organizar el presupuesto familiar, que organiza una casa y a veces una familia, que se encarga de la burocracia y de todo lo que le caiga, por narices va a tener más desarrolladas muchas habilidades importantísimas para las empresas ahora mismo, mal que les pese a muchos. Se ha mangoneado mucho jugando con su camaradería y esos horarios que descartaban a muchas mujeres por su incompatibilidad con la obligaciones familiares (que siguen siendo mayoritariamente nuestras), pero esto se está acabando y esperamos que acabe pero que muy pronto, aunque es un tema social, cultural y la educación en este sentido juega un papel fundamental.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bloglovin