Pages Navigation Menu

Manual de supervivencia para mujeres positivas

SOCORRO, ESTA CASA ESTA EMBRUJADA!!!

FENG SHUI PARA PRINCIPIANTES

Chicas, el otro día nos preguntaron si sabíamos de alguna persona, animal o cosa que pudiera convertir un espacio con energía negativa y malas vibraciones en uno con energía positiva y buen rollito. Tentadas estuvimos de preguntar quienes eran los habitantes de tan desafortunado espacio físico, por si la cosa no tuviera que ver tanto con el sitio en cuestión, como con sus moradores habituales (los hay que se empeñan en llevar su nube negra a todas partes). Sin embargo finalmente, haciendo un gran esfuerzo de contención, conseguimos que nuestro habitual espíritu de servicio ganara la batalla al insoportable afán de cotilleo que crecía en nuestro interior, (donde, cuando, quién, porqué…), y nos centramos en responder a la petición con diligencia y cariño.  Al fin y al cabo de casas embrujadas (y de brujas y brujos) está el mundo lleno.

Dejando a un lado nuestra evidente ignorancia acerca de hechizos, embrujos, limpiezas kármicas y demás rituales caseros que sin duda pueden ayudar mucho  en casos extremos, ( “cariño hay ruidos fuera, porqué no te levantas, y te asomas por la ventana para que crean que tenemos perro…. No amor mío, mejor asómate tú y que crean que la casa está embrujada), y obviando una vez más el controvertido tema de los habitantes del lugar (Cariño, mama se queda esta noche a dormir, ¿cuál es la habitación más calentita de la casa?, el horno cariño, métela en el horno”), finalmente decidimos recomendar a nuestra amiga la aplicación de algunas de las técnicas orientales del Feng Shui tan útiles para atraer la energía positiva y purificar el espacio.

 Al tratarse de un técnica oriental, la sola mención del término Feng Shui suele producir todo tipo de reacciones entre la gente, algunas positivas, pero otras no tanto, como los que inmediatamente lo relacionan con el minimalismo asiático y el consumo desaforado de té, e imaginan que aplicar el Feng Shui en su humilde morada acabaría de un plumazo con sus confortables sillones de skay, el mueble mural del salón y la cama de matrimonio de pino macizo, que serían irremediablemente sustituidos por unos incómodos futones, tatamis y juegos de té chinos, o esos otros, que se creen que cualquier cosa que suene a oriental significa inciensos, cánticos y conversiones en masa a la tribu de los pies negros.

Por eso queremos dejar claro que el Feng Shui no es un estilo decorativo determinado, ni una secta que imponga reglas de comportamiento, ni siquiera un catálogo de objetos milagrosos llegados de oriente para sustituir los que uno ha elegido, sino que es simplemente una técnica de armonización de la energía que propone materiales, colores, y disposiciones de muebles y objetos de forma que favorezcan su movimiento y no su bloqueo, tanto es así, que incluso podrías conservar la colección de figuritas “recuerdo del verano” que cada año te regalan tus suegros y que tanto te gusta, siempre que la mantengas limpia y ordenada.

 Por eso es importante insistir en que la regla número uno del Feng Shui no es hacer de nuestro hogar un templo budista  como piensan algunos, sino convertirlo en un sitio, limpio, ordenado y armonizado (el patrocinador oficial no sería el Dalai Lama sino el Scotch Brite). Aunque una vez conseguido esto, si es recomendable colocar algunos muebles y objetos en lugares determinados del espacio para favorecer los flujos energéticos, además de reparar o quitar aquellos aparatos u objetos que no funcionen o que lo hagan deficientemente.

En definitiva no es más que mirar y sentir un poco lo que nos rodea (algo parecido a lo que deberíamos hacer con nuestro propio cuerpo) no vaya a ser que la nube negra esté bajo la alfombra o bajo nuestra camiseta sin que nos hayamos dado cuenta….mientras os lo pensáis, ¿qué os parecen estas inspiraciones veraniegas?

Via RevistaAd.es

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bloglovin